4 Febrero 2016

Baleares, entre las CCAA con menos obsolescencia de los aceleradores lineales para tratar el cáncer

Baleares, entre las CCAA con menos obsolescencia de los aceleradores lineales para tratar el cáncer

Baleares es la segunda de las Comunidades Autónomas con menor obsolescencia de los aceleradores lineales con un 25%, por detrás de Madrid (27,9%), según un informe de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR).

En España, el 60 por ciento de los pacientes con cáncer necesitan tratamiento con radioterapia pero en España hasta uno de cada tres, unos 45.000 pacientes, se queda sin recibirla por falta de equipos de aceleradores lineales o de oncólogos especialistas.

Con motivo del ‘Día Mundial contra el Cáncer’ que se celebra este jueves, 4 de febrero, esta sociedad científica ha denunciado que España está “en el vagón de cola” en la aplicación de un tratamiento que permite “la curación del 40 por ciento de los casos de cáncer”, según ha destacado su presidente, Pedro Lara.

El informe, que se ha realizado con datos de los 117 servicios de Oncología Radioterápica que hay en España, tanto en centros públicos como privados, revela que se necesitan 70 equipos para cumplir con los estándares mínimos recomendados a nivel europeo, además de que uno de cada tres de los existentes se consideran obsoletos al tener más de 10 años de antigüedad.

Asimismo, también se necesitarían 265 especialistas para cumplir los estándares europeos, una situación que se traduce en una menor supervivencia de estos pacientes, ya que son tratados con tratamientos menos adecuados, y genera “importantes desigualdades” entre comunidades autónomas.

En total, según los datos del informe, en España un total de 147.371 pacientes deberían haber sido tratados con esta técnica en 2015 pero, sin embargo, un 30 por ciento de estos (45.201) se quedaron sin recibirla por la falta de equipos y profesionales formados.

SÓLO REPRESENTA EL 5% DEL COSTE TOTAL DEL CÁNCER

“No veo razones económicas para que no esté disponible, ya que solo representa el 5 por ciento del coste total del tratamiento del cáncer. Y no tratar bien a un paciente cuesta más dinero”, ha defendido Lara, que trabaja como jefe del Servicio de Oncología Radioterápica en el Hospital Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria.

En cuanto al equipamiento, el informe de SEOR muestra como España está lejos de los 7 equipos de radioterapia por cada millón de habitantes (uno por cada 140.000 habitantes) que se recomienda a nivel europeo, ya que cuenta con 5,4 equipos por millón y, por tanto, harían falta 70 equipos.

Por comunidades, solo Navarra cumple estos estándares, al contar con 9,4 equipos por millón de habitantes y Cantabria (6,8), Madrid (6,7), La Rioja (6,3) y Canarias (6,2) se acercan a estas recomendaciones. En cambio, otras como Galicia (4,4), Castilla-La Mancha (4,4), Aragón (3,8) o Baleares (3,6) están lejos de esa tasa.

PACIENTES TRATADOS A LAS DOS DE LA MADRUGADA

Esta falta de equipos hace que los que hay se estén “superutilizando” ya que, de media, trabajan unas 12 horas al día y “en algunos casos durante 18 horas seguidas”, ha denunciado Lara, lo que hace que “haya pacientes que tienen que ir a tratarse a las dos de la madrugada”.

El problema adicional, ha apuntado Lara, es que hasta uno de cada tres de estos equipos tienen más de 10 años y se consideran obsoletos por la falta de inversión durante los últimos años, como consecuencia de la crisis económica.

“Estos equipos son seguros pero no ofrecen todas las características técnicas que podría aportar esta tecnología hoy en día”, ha aseverado el presidente de la SEOR.

La obsolescencia no afecta más a unas comunidades que a otras. En las que hay más aceleradores lineales obsoletos son Galicia (66%), Cantabria (50%), Murcia (42,9%) y Cataluña (42,5%), frente al paradigma de La Rioja, que no tiene ningún equipo antiguo, u otras como Madrid (27,9%), Baleares (25%), Canarias (23,1%) o Asturias (16,7%), en las que el porcentaje es menor.

FALTAN 265 ONCÓLOGOS RADIOTERÁPICOS

A ello hay que unir la falta de profesionales especializados, ya que los estándares establecen que debería haber 20 oncólogos radioterápicos por cada millón de habitantes, tres por cada equipo, pero en España la tasa de profesionales es de 14,4 por millón, por lo que serían necesarios 265 especialistas.

En este caso, La Rioja (22,1), Cantabria (21,9) y Navarra (20,5) son las únicas que superan estas recomendaciones mientras otras como Madrid (19,1), Asturias (19) y País Vasco (18,7) quedarían cerca. En cambio, Murcia (10,2), Castilla-La Mancha (10,2) y Baleares (9,1) son las que presentan un peor ratio de profesionales.

Además, la SEOR asegura que la situación se agravará en los próximos años ante el progresivo envejecimiento de la población, que conllevará un incremento de los casos de cáncer. Así, si no se toman medidas en el año 2020 serán necesarios 323 oncólogos radioterápicos y 103 equipos. Y si no se renuevan los actuales hasta el 70 por ciento habrán quedado obsoletos.

La sociedad científica ha presentado estos datos al ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, que le ha trasladado que con la actual situación política resulta difícil tomar decisiones, y próximamente también se los trasladarán a las comunidades autónomas, para reclamar un Plan urgente para mejorar esta situación.

UN PLAN URGENTE PARA “ACERCAR LA RADIOTERAPIA A LA GENTE”

“Necesitamos acercar la radioterapia a la gente”, ha defendido el presidente de la SEOR, que ha precisado que se necesitaría una inversión inicial de 200 millones de euros para adquirir los 75 aceleradores que necesita España, ya que cada uno suele costar unos 3 millones de euros.

No obstante, ha explicado Lara, sería una inversión a largo plazo ya que cada uno serviría para tratar unos 400 pacientes al año durante los próximos 10 años.

Además, proponen limitar el uso de esta tecnología a 10 años y aumentar el número de plazas de Médico Interno Residente (MIR) que cada año convocan el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas.

“La radioterapia debe estar disponible para todos, sin que haya una distinción en función del código postal”, ha destacado Natacha Bolaños, responsable de atención al paciente y relaciones institucionales del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC).

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.