22 enero 2016

“Perdone agente, al aparatito ese le fallan las pilas, pero yo casi no he bebido”

“Perdone agente, al aparatito ese le fallan las pilas, pero yo casi no he bebido”

“Perdone señor agente (silencio prolongado). Al aparatito ese le fallan la pilas o está roto seguro, porque yo le prometo que no he bebido casi”. Esta fue la justificación que alegó una conductora de Palma cuando le comunicaron los agentes que la prueba de alcohol practicada había dado, en primera instancia, un resultado de 0,90 mg/l., triplicando con creces la tasa permitida.

Agentes de la Policía Local de Palma procedieron a la detención de una conductora de mediana edad y nacionalidad española a la que acusan de un presunto delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes.

La mujer, fue interceptada por los agentes al percatarse que la misma estaba realiando una conducción muy ‘extraña’ que ponía en riesgo su propia seguridad y la del resto de usuarios de la vía. Cuando fue interceptada, en todo momento mantuvo que ella no había bebido, pero los síntomas de ingesta de alcohol eran evidentes. Desde que le practicaron la primera prueba hasta la segunda tuvieron que transcurrir más de 15 minutos porque la conductora tenía serios problemas para mantener el equilibrio. Al practicarle la segunda prueba, el resultado fue de 0,91 mg/l., por lo que se le comunicó su detención.

Los límites de alcoholemia en España, son de 0,25 mg/l en aire espirado y 0,5 g/l en sangre para todos los conductores (menos para profesionales y noveles, que es de 0,15 mg/l y 0,3 g/l en sangre).

También te puede interesar

10 Responses

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.