11 enero 2016

El Tribunal rechaza que los procesados tengan que estar presentes en el juicio hasta que finalice

El Tribunal rechaza que los procesados tengan que estar presentes en el juicio hasta que finalice
Foto: Europa Press

La presidenta del tribunal de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca que juzga el ‘caso Nóos’, Samantha Romero, ha rechazado la petición de Manos Limpias para que los 18 procesados -entre los que se incluye la Infanta Cristina de Borbón-, estén obligados a comparecer en todas las sesiones hasta la finalización del juicio que está prevista para finales del próximo mes de junio.

La petición ha sido realizada en la sesión de la tarde del juicio, que había sido interrumpido hora y media para comer, por la abogada Virginia López-Negrete, que ejerce la acusación popular en representación de Manos Limpias.

En concreto, la letrada había pedido al tribunal que reconsiderara una resolución anterior por la que estableció que los acusados podrían evitar su presencia en la sala de vistas una vez finalizara la ronda de interrogatorios, que está previsto que finalice el próximo 26 de febrero.

López-Negrete considera, por el contrario, que debe imponerse a la presencia permanente de los acusados durante todas las sesiones del juicio en aplicación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim), al considerar que su presencia en la sala no es sólo un derecho de los acusados sino “una obligación”, y porque el hecho de no tengan opción a la última palabra pudiera dar lugar a posteriores recursos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Tanto el fiscal Pedro Horrach como los representantes de la Abogacía del Estado y de los servicios jurídicos de la Comunidad de Baleares se opusieron a esta petición, al igual que la totalidad de las defensas, algunos de cuyos representantes llegaron a calificar la petición de Manos Limpias de “monstruosa” o “irrazonable”.

La magistrada Romero, en nombre del tribunal, ha rechazado la pretensión de Manos Limpias si bien ha anunciado que en el momento de concluir los interrogatorios preguntará a las partes si tienen interés o no en seguir en el juicio y les advertirá de las consecuencias procesales que tendrá no hacerlo.

POSICIÓN DE MANOS LIMPIAS

El tribunal ha rechazado igualmente una segunda petición de la abogada López-Negrete en relación con el puesto que ocupa en la sala de vistas, en una segunda fila del estrado de acusaciones. La letrada cree que es importante que pueda estar en primera fila en el momento de los interrogatorios para poder ver “el lenguaje corporal” de las personas a las que pregunte.

Respecto a este punto, la presidenta del tribunal ha señalado que todos están colocados en la sala según el orden de intervención y que la posible falta de visibilidad se ve solventada con la colocación de pantallas que permiten ver la retransmisión del desarrollo de la vista. Además, en el momento de los interrogatorios cada uno de los acusados irán pasando por una mesa colocada en el centro de la estancia que permitirá verles mejor.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.