27 diciembre 2015

Muere el joven al que le cortaron el cuello con una botella en s’Aigua Dolça

Muere el joven al que le cortaron el cuello con una botella en s’Aigua Dolça
Momentos de tensión vividos en el lugar de la agresión.

El joven al que le cortaron el cuello con un botella rota la madrugada del 24 al 25 de diciembre en s’Aigua Dolça acaba de fallecer en el hospital de Son Espases.

A primera hora de este domingo, fuentes oficiales del centro hospitalario han confirmado el fallecimiento del joven que no pudo recuperarse de las graves lesiones sufridas.

La muerte de la víctima llega tan sólo unas horas después de que el juez de guardia ordenara a última hora de este sábado un auto de libertad para el único arrestado hasta la fecha por esta presunta agresión.  La Policía Nacional detuvo el pasado viernes a un individuo de origen sudamericano que en la madrugada del 24 al 25 de diciembre agredió  con una botella rota a un joven compatriota suyo en las escaleras que unen s’Aigua Dolça y Joan Miró.

En su declaración, el acusado negó los hechos que se le imputan y parece que han generado dudas en la autoridad judicial quien decretó su libertad con cargos.

La agresión se produjo sobre las siete de la mañana cuando el ahora detenido, un varón de 33 años, atacó a un joven de 20 años provocándole un profundo corte en la yugular que le hizo perder más de dos litros de sangre y le situó  al borde de la muerte.

La agresión parece que tuvo su origen cuando el herido salió en defensa de su novia

Según las primeras investigaciones -a falta de confirmación oficial por parte de la Policía Nacional- parece ser que en la zona se encontraba una pareja de novios. En un momento dado, un compatriota comenzó a meterse con la novia de la víctima quien salió en su defensa. Sin mediar palabra, el presunto agresor rompió una botella en la barandilla metálica y se la clavó en el cuello. Acto seguido, se dio a la fuga.

Rápidamente, agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local de Palma se personaron en el lugar junto a varias ambulancias del SAMU-061. La víctima tuvo que ser estabilizada y trasladada de urgencia al hospital. Mientras tanto, los agentes conseguían la identificación completa del presunto agresor e iniciaban una batida por la zona para proceder a su detención. La novia de la víctima sufrió un ataque de ansiedad y no cesaba de golpear a la ambulancia para que se marchara del lugar, pero los médicos estaban estabilizando al paciente y no podían ponerse en marcha.

Los policías tuvieron que emplearse a fondo y controlar a un grupo importante de sudamericanos que -muchos de ellos bajo los efectos del alcohol- se estaban peleando entre ellos.

También te puede interesar

Los comentarios están cerrados.