29 Diciembre 2015

Durante 2015 se han retirado un millar de unidades de 53 productos detectados como “inseguros”

Durante 2015 se han retirado un millar de unidades de 53 productos detectados como “inseguros”
Imagen de juguetes retirados

La Dirección General de Consumo ha detectado a lo largo de este año la presencia de 53 productos inseguros, lo que ha supuesto la retirada del mercado de hasta 1.025 unidades de esots productos.

Según ha informado este martes la Dirección General en un comunicado, las inspecciones y controles que han realizado los inspectores de consumo de la Conselleria de Salud han dado como resultado la inclusión de estos 53 nuevos productos inseguros en la red de alerta de productos industriales.

La Dirección General de Consumo ha efectuado alertas sobre 33 juguetes, seis artículos de broma, cuatro líquidos para cigarrillos electrónicos, tres artículos de decoración, dos tipos de calzados, dos electrodomésticos, una cola, una artículo infantil y una cuerda de equipaje.

Concretamente, los juguetes presentaban un riesgo por ser artículos con ventosas que se desprenden fácilmente, juguetes de arrastre cuyas piezas se rompen; juguetes magnéticos que pierden el imán; objetos con acceso inadecuado a las baterías que llevan, y disfraces con cordones demasiado largos que suponen riesgo para los niños.

Además, los artículos de broma eran pelucas fácilmente inflamables y artículos luminosos que pueden producir alergia, mientras que los líquidos para cigarrillos contenían más nicotina de la declarada y los artículos de decoración eran imanes para nevera con formas de alimentos cuyo imán se desprende y podría resultar peligroso para los niños.

Los calzados contienen una sustancia que puede resultar cancerígena, los electrodomésticos incumplían normas de seguridad y la pieza infantil estaba destinada a menores de 36 meses en la que se desprenden fácilmente los botones, lo que supone un riesgo para los bebés. También se ha detectado un pegamento para reparar ruedas de bicicleta con sustancias químicas en concentraciones superiores a las permitidas y una cuerda de equipaje que no presenta la adecuada resistencia y resulta peligrosa.

Los servicios de inspección de consumo de la Dirección General de Consumo realizan controles de seguridad de los productos que existen en el mercado para detectar el grado de cumplimiento de los requisitos de seguridad y su posible inclusión en la red de alerta en caso de que sean inseguros.

Además, los servicios de inspección tienen que retirar del mercado los productos incluidos en la red de alerta por otras Comunidades Autónomas.

La red de alerta conecta las diferentes Comunidades y la Agencia española de consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) entre sí y también con el resto de países integrantes de la Unión Europea. La red permite un intercambio ágil de información de la detección de productos inseguros en el mercado, posibilitando una rápida adopción de medidas adecuadas para su retirada.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.