Yllanes, ponente de uno de los juicios pioneros contra la corrupción en Baleares, el del caso Andratx

El magistrado de la Sección Primera de la Audiencia Juan Pedro Yllanes, quien ha sido elegido para encabezar la lista de Podemos por Baleares al Congreso de los Diputados, fue ponente en uno de los juicios pioneros contra la corrupción política en Baleares, el del caso Andratx, y exaltos cargos como el exconcejal de Urbanismo de Palma Javier Rodrigo de Santos han desfilado ante tribunales de los que ha formado parte.

Ingresó en la carrera judicial en 1989, siendo destinado a Sevilla y Barcelona para posteriormente recalar, en 1998, en la Sección a la que pertenece en la actualidad. Yllanes ha solicitado excedencia ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para iniciar su incursión en la política. La Comisión Permanente del máximo órgano de los jueces analizará este jueves la petición.

El artículo 395 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) es tajante al señalar que “no podrán los jueces o magistrados pertenecer a partidos políticos o sindicatos o tener empleo al servicio de los mismos”, y tienen prohibido, entre otros aspectos, “tomar en las elecciones legislativas o locales más parte que la de emitir su voto personal”.

Yllanes dictó en 2008 la primera sentencia del conocido como caso Andratx, cuya complejidad derivó en la apertura de más de setenta piezas separadas contra la corrupción urbanística. Fueron condenados a cuatro años de cárcel el exalcalde del municipio mallorquín Eugenio Hidalgo, y a tres años y medio el exjefe de Urbanismo del Consistorio Jaume Massot.

El caso Andratx, cuyas primeras investigaciones parecían limitarse a escasas licencias concedidas de forma irregular, supuso el paradigma de la corrupción urbanística y, con más de 140 imputados -entre exaltos cargos del PP, promotores, arquitectos y funcionarios-, constituiría el primer gran golpe contra la corrupción en las islas y daría paso a más de una veintena de causas con numerosos políticos en el punto de mira de jueces y fiscales.

El magistrado fue asimismo, un año después, ponente en otra sonada causa: condenó a 13 años y medio de cárcel a Rodrigo de Santos por abusos a menores, si bien el Tribunal Supremo redujo la pena de forma considerable hasta dejarla en cinco años.

Ya en 2011, Yllanes presidió el tribunal que confirmó el archivo de la última causa penal que quedaba abierta contra la exalcaldesa de Calvià, Margarita Nájera (PSIB), tras ocho años de instrucción de un caso que se inició cuando en 2002 fue denunciada por su sucesor en el cargo, Carlos Delgado (PP), al considerar que la exprimera edil habría incurrido en un delito de cohecho durante el proceso de compraventa de un solar y de construcción de un chalet.

REGISTRO DE LA VIVIENDA DE MUNAR

Otro de los momentos con mayor repercusión en la trayectoria del magistrado tuvo lugar en mayo de 2013, cuando Yllanes ordenó el registro de la vivienda de la expresidenta del Parlament y del Consell de Mallorca en busca de los fondos que presuntamente percibió percibió, junto a otros exaltos cargos de Unió Mallorquina, como soborno por la adjudicación irregular de los solares palmesanos de Can Domenge.

Yllanes, entonces al frente del Juzgado de Instrucción número 8 de Palma, se encontraba de guardia. La Policía Judicial y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach sí hallaron durante el allanamiento documentos que certificarían las relaciones que Munar habría establecido de cara a lograr el amaño del concurso por el que la venta de los terrenos acabó en manos de Sacresa.

Varios años antes, en 2004, condenó al imán de Fuengirola, Mohamed Kamal, a quien impuso un año y tres meses de cárcel por un delito de provocación a la violencia por razón de sexo, al aconsejar en un libro cómo pegar a una mujer sin dejar rastro.

YLLANES, EN UN JUICIO: “ME SIENTO TRATADO COMO UN IMBÉCIL”

El juez también ha protagonizado momentos de tensión. En el juicio que el pasado mes de junio presidió contra el expropietario de la Policlínica Miramar Cristóbal Pizá -quien aceptó un año de prisión tras reconocer haber defraudado dos millones de euros del centro-, Yllanes, ante el papel del acusado durante el juicio -al negar estar conforme con los hechos pese al acuerdo con Fiscalía-, llegó a manifestar que estaba sintiéndose “tratado como un imbécil”.

“No me creo que no esté conforme. Sé lo serio que es su abogado [Gabriel Garcías] y estoy seguro de que se lo ha explicado. La próxima vez que ponga en duda la profesionalidad de su letrado, me enfadaré el doble”, sentenció tajante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here