Unos 33.000 niños de las islas sufren dermatitis atópica

La Dra. Ana Martín-Santiago es la jefe del Servicio de Dermatología de Son Espases y coordinadora de la Jornada

Unos 33.000 niños de Baleares sufren dermatitis atópica, una enfermedad inflamatoria de la piel que produce sequedad, picor e inflamación y que se genera a causa de anomalías en los componentes de las capas externas de la piel, que actúan como una barrera.

Así se ha dado a conocer durante la I Jornada Nacional de Formación en Educación Terapéutica del Paciente con Dermatitis Atópica, en la que ha participado el hospital de Son Espases junto a otros cinco centros del Estado. La jornada está dirigida a pediatras, dermatólogos, médicos residentes y farmacéuticos.

Durante el evento, en el que ha participado medio centenar de profesionales en Son Espases y unos 350 en el conjunto de los seis hospitales, se han llevado a cabo sesiones teóricas y talleres prácticos interactivos con el objetivo de dotar a los profesionales sanitarios de más información para tratar a los pacientes con dermatitis atópica.

Otros objetivos de la jornada han sido unificar y armonizar la información y la educación que los diferentes profesionales de la salud transmiten a los pacientes con dermatitis atópica y proporcionar herramientas a los pediatras y a otros sanitarios para conseguir la adherencia y el éxito de los tratamientos y de las curas de la enfermedad por medio de la educación coordinada de los pacientes y de sus cuidadores.

En concreto, la jornada ha sido organizada por la Fundación para la Dermatitis Atópica y está avalada por el Grupo Español de Dermatología Pediátrica (GEDP) de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Según la jefa del Servicio de Dermatología del Hospital de Son Espases y coordinadora del GEDP, Ana Martín-Santiago, durante la jornada se ha revisado y actualizado el trato terapéutico de los pacientes con dermatitis atópica y se han discutido métodos para implicar a los pacientes y a sus familiares en el reconocimiento de los brotes, en la prevención y en el tratamiento.

“Informar no es lo mismo que educar”, ha recalcado Martín-Santiago, quien ha manifestado que, “sin duda, este tipo de acciones son fundamentales para conseguir transmitir a nuestros pacientes con dermatitis atópica unas pautas homogéneas de curas y de tratamiento, basadas en la evidencia científica disponible, que les permitan ganar autonomía y calidad de vida”.

Generalmente, la enfermedad se manifiesta en brotes; hay periodos agudos de la enfermedad y periodos de remisión, y puede llegar a desaparecer con la edad. Es importante aplicarse una serie de curas diarias para que el número de brotes se reduzca a fin de intentar controlar la enfermedad.

Los consejos básicos para mejorar la evolución de la dermatitis atópica son seguir el tratamiento farmacológico prescrito por el médico, mantener la piel hidratada y evitar las temperaturas extremas y el abrigo excesivo. Además, las duchas tienen que ser breves y con agua tibia, hay que secarse suavemente con la toalla y hay que evitar rascarse la piel.

ESCUELA DE ATOPÍA DE SON ESPASES

El Servicio de Dermatología de Son Espases puso en marcha en enero del año pasado la Escuela de Atopía, en la que participan profesionales del Servicio de manera voluntaria. Su objetivo es explicar a los padres en qué consiste la dermatitis atópica y proporcionarles estrategias para atender y mejorar la evolución de la enfermedad de sus hijos.

Al mismo tiempo, los niños participan en unos divertidos talleres prácticos que, amenizados por los juegos y por las bromas de los payasos de Sonrisa Médica, les enseñan cómo tienen que aplicarse las curas que la enfermedad requiere.

En definitiva, se trata de educar a los niños y explicar a sus padres que se puede mejorar el control de la enfermedad -espaciar los brotes y reducir su número- y aumentar la autonomía y la calidad de vida de los pacientes y de sus familiares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here