La Audiencia condena a dos años y medio de cárcel a Alejandro Feliu por ayudar a blanquear 3,7 millones

audiencia

La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a dos años y medio de cárcel al abogado Alejandro Feliu, socio del Bufete Feliu -investigado en varios procesos judiciales por numerosas estafas y defraudaciones a Hacienda- por haber ayudado a eludir pagos al fisco y a blanquear 3,7 millones mediante la compra de distintos inmuebles en Mallorca.

El tribunal de la Sección Segunda ha impuesto la misma pena de prisión para Peter Brian Bradley, propietario del patrimonio adquirido mediante ganancias ilícitas en Reino Unido, quien ocultó deliberadamente el origen, la cuantía y la titularidad de su riqueza. Bradley se enfrenta asimismo a una multa de 751.359 euros, correspondiente a los fondos impagados a Hacienda.

Mientras tanto, la sentencia condena a la testaferro Maria Antònia Ferragut a seis meses de prisión y al pago de 1,85 millones de multa, mientras que absuelve al notario y exsecretario general del PP balear Alberto Herrán -que fue acusado inicialmente de permitir la entrada en España los fondos de origen ilegal-, y Alejandro Bellapart, a quien se le atribuía haber ayudado, junto a Feliu, en la creación de mecanismos de ocultación.

La Audiencia recalca cómo Feliu proporcionó los medios necesarios -sociedades en paraísos fiscales, cuentas corriente puente para evitar identificar al titular de los fondos, y pagos en efectivo- para ayudar a Bradley en su actividad delictiva.

Se puso en marcha así un esquema de empresa ‘pantalla’ para que la Agencia Tributaria fuese incapaz de exigir y controlar el correcto cumplimiento de las obligaciones tributarias, al tiempo que se ocultaba a las autoridades judiciales el origen delictivo de los fondos, además de permitir que los bienes que Bradley iba a obtener y disfrutar eludieran el correcto pago de los distintos impuestos y sacara de este modo sustanciosos provechos económicos.

El británico utilizó para ello tres sociedades instrumentales (dos de ellas radicadas en paraísos fiscales). Unos hechos que, sin embargo, negó de forma tajante el propio Bradley quien, defendido por el letrado Cristóbal Martell, aseguró durante el juicio celebrado por estos hechos que nunca ha dado instrucciones a abogados para simular determinadas operaciones o manipular la escritura de inmuebles para que figurase un precio u otro.

En esta misma línea, Feliu, para quien la Fiscalía reclamaba inicialmente 16 años de cárcel, negó haber ayudado en la creación de dos sociedades panameñas con el objetivo de ocultar fondos así como la titularidad de las mismas.

El abogado recordó que Bradley se personó en su bufete para asesorarse de cara a la creación de ambas sociedades de inversión con las que, aseguró, “no se pretendía ocultar la procedencia de los fondos destinados” a ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here