22 octubre 2015

La Fiscalía reclama siete años de cárcel para el acusado de incendiar el coche del exalcalde de Sóller

La Fiscalía reclama siete años de cárcel para el acusado de incendiar el coche del exalcalde de Sóller
Imagen de archivo

La Fiscalía reclama seis años y nueve meses de cárcel para el acusado de incendiar, el 5 de septiembre de 2012, el coche del entonces alcalde de Sóller, Carlos Simarro. El vehículo explotó y quedó absolutamente destruido y calcinado por las llamas.

En concreto, el procesado, sobre quien pesan un delito de atentado a la autoridad, daños y resistencia a los agentes, será juzgado el miércoles de la próxima semana por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma. El Ministerio Público solicita además la prohibición de que el inculpado se acerque al exprimer edil a menos de 500 metros.

Los hechos sucedieron sobre las 01.45 horas, cuando Jordi P.C., quien en todo momento ha reconocido ser autor de los mismos, compró junto a un menor varios litros de gasolina, los introdujo en un bidón y en una botella de plástico y roció el coche marca BMW de combustible.

Tras ello, relata el Ministerio Público en su escrito de acusación, se alejó al otro lado de la calle, prendió una pastilla de encender barbacoas y la arrojó contra el automóvil, que se encontraba aparcado frente a la vivienda de Simarro y de su familia.

La Fiscalía relata cómo el vehículo se incendió y explotó “con un gran estruendo”, lo que ocasionó en la víctima “el lógico temor y desasosiego que derivan de la brutalidad del ataque contra su propiedad”. Cuando el acusado fue detenido días después, reconoció espontáneamente ser autor de los hechos y pidió disculpas públicas al perjudicado.

El procesado consignó además 9.000 euros para satisfacer la responsabilidad civil que pudiera decretarse, y solicitó expresamente que de esta cantidad fuesen entregados a Simarro 7.000 euros de indemnización.

De forma paralela, la acusación pública señala que el día 17 del mismo mes, el acusado utilizó una pistola soldadora para causar desperfectos en un total de 14 parquímetros, ocasionando el destrozo integral de uno de ellos e inutilizando todos los demás.

Tras ello, dos agentes de la Policía Local instaron al joven a detenerse e identificarse, lo que provocó que el inculpado emprendiera la huida por las calles del municipio, siendo perseguido por los dos efectivos policiales. La Fiscalía asevera cómo el acusado forcejeó con ellos de manera “muy violenta” para evitar su reducción y arresto, llegando a provocar la caída al suelo de uno de ellos a causa del zarandeo.

También te puede interesar

5 Responses

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.