Imagen de archivo

El Servicio de Salud de las Islas Baleares (Ib-Salut) ha condenado cualquier tipo de agresión en el ámbito sanitario y reitera su apoyo a todos los profesionales, tras conocer que un celador del Hospital Son Llàtzer fue agredido este miércoles por la tarde por una usuaria en el Servicio de Urgencias.

La víctima, de 34 años, sufrió heridas leves -recogidas en el parte de lesiones- que la inhabilitaron para seguir trabajando durante el resto de su turno, según informa el Govern en un comunicado.

La Policía Nacional acudió al centro hospitalario después de recibir el aviso de la agresión para levantar el atestado y facilitar la interposición de una denuncia por parte de la víctima.

El Hospital Son Llàtzer activó enseguida el protocolo para prevenir la violencia en los centros del Servicio de Salud, que incluye asistencia sanitaria, jurídica y psicológica.

Así, el Servicio de Salud “considera necesario concienciar a la población sobre la necesidad de luchar contra esta lacra para mejorar las condiciones de trabajo de todos los profesionales del sector”.

PROTOCOLO DE ATENCIÓN Y ASESORAMIENTO A LOS PROFESIONALES

Cabe apuntar que el Servicio de Salud ofrece atención y asesoramiento -tanto psicológicos como jurídicos- a los profesionales que han sufrido una agresión. Los casos más habituales que se sufren son los de violencia verbal (palabras vejatorias, amenazas, gritos, gestos…); en segundo lugar están los de violencia física (empujones, escupitajos, golpes…), mientras que en el tercero y en el cuarto puestos están los casos de violencia psicológica (derivada de las anteriores) y de daño a las propiedades (robos, hurtos…), respectivamente.

Desde la creación del Plan de agresiones en 2007, el Servicio de Salud ha ido implantando de manera progresiva un conjunto de medidas dirigidas a mejorar la seguridad de los trabajadores, como vigilantes de seguridad o cámaras de vigilancia. También ha impartido cursos de formación para aprender a actuar en situaciones de conflicto.

No obstante, se recomienda que la víctima de una agresión en el ámbito sanitario se haga un reconocimiento médico y curse un parte de lesiones. El incidente ha de tramitarse como accidente de trabajo y anotarse en el registro de agresiones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.