El pasado día 05 de octubre, se produjo un accidente laboral en una obra en construcción en la localidad de Porreres, en concreto en la calle Rectoría. Un trabajador había caído de un andamio desde una altura de 8 metros.

Realizadas las primeras gestiones por parte de la Guardia Civil de Villafranca, al llegar al lugar, no observaron a nadie en la obra, por lo que realizaron las gestiones necesarias para averiguar lo que había sucedido.

Tras detectar que podrían hallarse ante la ocultación de un accidente, se unieron a la investigación los especialistas de Policía Judicial de la Guardia Civil, quienes iniciaron una investigación para el esclarecimiento de los hechos.

Tras tomar declaración a los diferentes testigos y trabajadores de la obra se averiguó que había ocurrido una caída a uno de los trabajadores y que se habían ocultado los hechos.

Más adelante el Hospital Universitario de Son Espases de Palma, comunicó que en la tarde del día 05 había sido atendido a un varón con las características aportadas por los guardias civiles, había estado un día ingresado.

Tras localizar e identificar al auténtico accidentado se procedió a la toma de manifestación, relatando como ocurrieron los hechos verdaderamente. Esta manifestó que se encontraba trabajando en la obra en la parte mas elevada del andamio, a la altura del tejado y que por circunstancias desconocidas se precipitó, golpeándose con las distintas alturas del andamiaje, hasta llegar al suelo, donde quedó tumbado en estado inconsciente, no recordando nada más hasta su llegada al hospital. Sufrió rotura de los huesos de la cara y politraumatismo en el cuerpo.

El motivo de no decir la verdad en el Hospital y de intentar ocultar la realidad de los hechos, era porque no tenía contrato de trabajo.

Consecuentemente a su manifestación, el día 08 de octubre se procedió a la detención de cuatro personas, a dos de ellas (el dueño de la empresa de construcción y encargado de la obra) por supuesto delito contra el derecho de los trabajadores y dos trabajadores más por presunto delito de encubrimiento.

Es de destacar el equipo conjunto de trabajo entre Guardia Civil e Inspección de Trabajo quienes se personaron en el Centro de Trabajo y en las oficinas de la empresa, consiguiendo esclarecer la enrevesada trama alrededor del accidente laboral, que habían montado los detenidos para ocultar la realidad.

En lo que va de año la Guardia Civil en Illes Balears ha detenido o imputado a 7 personas por supuestos delitos contra los trabajadores, además se han realizado más de 130 inspecciones conjuntas con inspectores de trabajo de la Seguridad Social.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.