La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha pedido este miércoles “desdramatizar la situación” de Baleares a raíz de la aplicación el próximo año de un impuesto turístico en la comunidad y ha recordado que “hay muchos sitios” que ya cobran gravámenes de estas características.

Así se ha pronunciado la líder del Ejecutivo balear durante la presentación del borrador del impuesto del turismo sostenible preguntada por las críticas del sector hotelero y donde, pese a decir que comprende la postura de estos empresarios, ha reclamado “responsabilidad para entender este impuesto es necesario si queremos reinvertir y asegurar nuestro modelo turístico de futuro”.

En este sentido, ha defendido la importancia de “trabajar juntos para que sea un impuesto de todos y todos lo podamos plantear de la mejor manera posible”, ha dicho tanto en alusión a la presentación de aportaciones y enmiendas, como a la hora de posteriormente decidir qué proyectos “son más importantes para reinvertir”.

“Podemos entender la postura –de los hoteleros– pero nos toca tomar las decisiones como Govern, de acuerdo con lo planteado públicamente y lo que nos comprometimos con los Acuerdos por el cambio. Creo que se debe desdramatizar esta situación, hay muchos sitios del mundo en los que los turistas contribuyen de forma comprometida y sin ningún tipo de problema cuando se les explica que estos recursos se reinvierten” en el territorio.

Por su parte, el vicepresidente y conseller de Innovación, Investigación y Turismo, Biel Barceló, ha asegurado que el sector es “consciente” de que este impuesto “no afectará turísticamente a Baleares” de forma negativa y, en este sentido, ha recordado que la semana pasada un importante touroperador alemán así lo reconoció. “No habrá ningún tipo de incidencia sobre las llegadas de turistas”, ha manifestado Barceló.

En cuanto a la posibilidad de que la aplicación de este gravamen provoque que se tengan que renegociar contratos, Armengol ha incidido en que la fecha concreta de su puesta en marcha “depende de circunstancias ajenas al Govern” porque dependerá de su tramitación parlamentaria.

Finalmente, Barceló ha querido ejemplificar que la estancia de ocho días de una familia de cuatro miembros, con dos hijos, costaría 25 euros más por este impuesto en un hotel de cuatro estrellas, y 16 euros, si se trata de un hotel de tres estrellas. “No dramaticemos lo que significa”, ha concluido el vicepresidente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.