11 septiembre 2015

La Audiencia absuelve al acusado de matar a una amiga en una casa abandonada y queda en libertad tras 3 años en prisión

La Audiencia absuelve al acusado de matar a una amiga en una casa abandonada y queda en libertad tras 3 años en prisión

El magistrado de la Audiencia Provincial de Palma Juan Jiménez, quien ha presidido el juicio contra un hombre acusado de acabar con la vida de una joven con la que había trabado amistad dos meses antes, ha acordado su absolución por considerar que no hay indicios concluyentes de que fuese el causante de la muerte, y ha decretado su puesta en libertad tras permanecer tres años en prisión provisional.

La sentencia, contra la que cabe recurso ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), ha sido dictada ‘in voce’ después de que el jurado popular haya emitido un veredicto de no culpabilidad al alegar que se desconoce quién llevó a cabo el crimen.

La Fiscalía reclamaba doce años de prisión para el acusado, Francisco R.R. por un delito de homicidio. El Ministerio Público sostenía que el inculpado mató a Karina Rosales en mayo de 2012 en una casa abandonada de Ibiza tras golpearle en la cabeza con dos piedras y clavarle un cuchillo en la parte inferior del cuello que le provocó la muerte.

El fiscal solicitaba además que el presunto homicida indemnizase con 200.000 euros a los padres de la víctima. Francisco R.R. tenía a la joven acogida en su casa y, según la acusación, condujo a Rosales a la zona de Sa Caleta, a la altura del punto kilométrico 4,5 de la carretera Sant Antoni-Santa Agnès, donde había una casa abandonada y semiderruida, en cuyo interior el inculpado comenzó a discutir con la mujer, a quien en un momento dado golpeó en la cabeza con dos piedras que se encontraban allí mismo.

Tras ello y con ánimo de arrebatarle la vida, incidía la Fiscalía, el procesado le asestó una cuchillada que le causó una amplia y profunda incisión en la parte inferior del cuello y le lesionó la tráquea así como importantes vasos venosos. La hemorragia provocó en la joven un ‘shock’ hemorrágico y asfixia, lo que supuso su fallecimiento inmediato.

No obstante, los miembros del juarado apuntan a una imposibilidad material para poder determinar la autoría de los hechos al haber muchas dudas referentes a la prueba presentada en el juicio.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.