14 septiembre 2015

¿Corrupción en Son Espases?

¿Corrupción en Son Espases?

Cómo nuestros lectores ya sabrán, el implacable Juez Castro será de nuevo protagonista en un asunto mediático y que, al igual que en el caso “Noos”, supondrá todo un desfile de autoridades y empresarios de gran renombre por su Juzgado.

Y, por descontado, una de las muchas virtudes del veterano Juez es la experiencia que tiene en estos casos así como la rigurosidad y meticulosidad de la que siempre ha hecho gala a la hora de tomar declaraciones y diligencias sin que la evidente presión mediática -que presumiblemente se generará- le influyan en su proceder.

El motivo del proceso será averiguar si existió alguna irregularidad en la tramitación del proceso administrativo y posterior adjudicación en el proyecto del hospital de Son Espases. Un proyecto, recordémoslo, en el que se movieron 635 millones de euros -ahí es nada- y en el que la Fiscalía ha visto suficientes indicios que apuntan a que se pudo cometer delito, lo que ha conducido a varias imputaciones desde septiembre del pasado año.

La causa se ha abierto por varios delitos, entre ellos, los de prevaricación, falsedad documental y fraude.

¿Qué es y cómo funciona una licitación?

Ese es el punto de partida.

La licitación es la forma en que las Administraciones Públicas pueden sacar a oferta pública ciertas obras y servicios, debiendo seguir una tramitación legal muy rigurosa en base a los principios constitucionales de de igualdad, mérito y capacidad y cuyos mecanismos, como es el caso, se endurecen aún más a partir de ciertas cantidades.

A diferencia de lo que se pide a una empresa privada o a un particular, los “dirigentes” de una Administración Pública (Alcaldes, Consellers, Presidentes, etc) no pueden contratar libremente al profesional o empresa de su elección sino que se debe seguir todo un proceso que marca la ley y que debería servir como garantía para que todos los participantes tengan igualdad de oportunidad. En caso de discrepancia, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo será el que decida si el procedimiento ha seguido ese cauce legal o no.

En el caso de Son Espases, se llevó a cabo un concurso público (“licitación”) durante los años 2005-06 al que se presentaron varias empresas, y que fue llevado a los Tribunales de lo Contencioso-Administrativo poco después –aunque sin éxito- al entender, la empresa “OHL” de Villar Mir, que había algo oscuro detrás del mismo pues consideraba que eran ellos quienes debían haber ganado el concurso y no el grupo de empresas que finalmente se alzó con el proyecto y entre las que destaca “Dragados”. Grupo de empresas que, finalmente, se encargó de la construcción del hospital.

La clave, Aina Castillo

Tras la confesión de la ex consellera Aina Castillo, hace unas semanas, los siguientes llamados a declarar en el ya conocido Juzgado de Instrucción 3 de Palma, son Jaume Matas (de nuevo en el ojo del huracán) y el ex Ministro Villar Mir, imputado por la Fiscalía Anticorrupción hará casi un año.

Como curiosidad, señalaré que Villar Mir no solo es presidente de “OHL” y un conocido empresario además de abogado e Ingeniero de Caminos, sino que ostenta también el título nobiliario de marqués, concedido en 2011 por el entonces Rey D. Juan Carlos.

El de Son Espases se prevé un juicio complicado. A los imputados citados hay que añadir más de una veintena de declaraciones que deberían llevarse a cabo en lo que resta de septiembre y se pretende aclarar si se pagaron comisiones o hubo trato de favor en la adjudicación del Hospital.

Caso que continuaré analizando en crónicas sucesivas.

Pedro Antonio Munar Rosselló (abogado)

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.