El Ayuntamiento de Lloseta se está cubriendo de gloria. El caso que les presentamos a continuación es una muestra de la dejadez municipal, pasividad de las autoridades del municipio y desfachatez de una empresa constructora.

Como suele decirse, el pez grande siempre se come al pequeño y encima cuenta con el beneplácito del alcalde de turno.

Carolina, es una vecina de la calle Verge de Lluc de Lloseta y es madre de dos niños, uno de tres años y otro de tan solo 10 meses.

“A principio de año empezó una obra al lado de casa. Dicha obra nos ha causado grandes molestias, llegando a causarnos desperfectos en nuestra vivienda, siendo estos en un primer momento cuando hacían agujeros con la excavadora grietas y hasta 5 agujeros en el salón y dos más en el baño, sobresaliendo barras de hierro de los mismos. La empresa los tapó poniendo masilla y poco más”, relata la denunciante.

“Si esto no fuera poco a la semana siguiente, justo delante de nuestra vivienda encima de la acera nos pusieron un wáter portátil y una caseta de obras. Como os podéis imaginar todo esto provoca malos olores dentro de mi vivienda y mucho más porque está pegado a mi cocina, tapando la única habitación infantil de mis niños. Fui a hablar con el dueño de la obra para que moviesen el wáter portátil y la caseta y se negó tajantemente. Acudimos a la Policía Local de Lloseta y nos informaron que no podían tenerlo ahí, pero que la única solución era hacer una instancia al Ajuntament. El día 9 de abril nos llega una notificación del Ayuntamiento el cual nos da la razón alegando que en su proyecto lo tenía que tener en el interior de la obra y no en la vía pública, y mucho menos en la acera.”, destaca Carolina.

Los dueños de la obra mientras realizaron su alegación de motivos no retiraron ninguno de los objetos mencionados, sino que además hacían la pasta de cemento en una carretilla ente el hueco que hay entre la fachada y la caseta de obra.

Los vecinos no pueden entrar ni salir de casa libremente, las molestias son constantes, los niños viven encerrados a cal y canto y mientras tanto el Ayuntamiento envía la siguiente comunicación:

Día 9 de mayo. Escrito por el cual les daban tres días hábiles para quitar todas las cosas de delante de la vivienda. Transcurridos más d 10 días, Carolina pasa por el Ajuntament y le dicen que el dueño presentó otra alegación y dice que NO QUITARÁ LA CASETA HASTA QUE ACABE LA OBRA

El ridículo de la Policía Local de Lloseta y de su alcalde al frente es mayúsculo. El constructor ningunea al Consistorio y el secretario del ayuntamiento, según los denunciantes afirman que les dijo “el Ayuntamiento no hará nada”.

A partir de hoy, Crónica Balear realizará un seguimiento del caso y les mantendremos informados de las evoluciones.

Usted denuncie, Crónica Balear atenderá sus casos y realizará un seguimiento de los mismos.

[email protected]

[flagallery gid=4]

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.