El Aeropuerto de Palma de Mallorca ha realizado hoy un simulacro  general de emergencia aérea. Este ejercicio, que se enmarca en el Plan  Integral de Autoprotección, permite evaluar la capacidad de reacción de  los colectivos que intervienen en estas situaciones, así como la  coordinación y respuesta entre las instituciones implicadas en la atención  de una emergencia aeronáutica.  El Plan Integral de Autoprotección del Aeropuerto de Palma de Mallorca  se elabora, entre otros aspectos, con el propósito de minimizar las  consecuencias que se pueden dar en caso de accidente aéreo. Su  objetivo se centra en dos apartados; por una parte, en la protección de las  personas y bienes que puedan verse implicados y, por otra parte, la  mínima afectación a la operativa aeroportuaria.  Con este ejercicio, el aeropuerto cumple la normativa de la Organización  de Aviación Civil Internacional (OACI) respecto a la planificación de las  emergencias en los aeropuertos, según la cual se deben realizar  periódicamente simulacros generales de accidentes de aviones de  pasajeros en sus instalaciones. El simulacro ha contado con la colaboración del Servicio de Extinción de  incendios del Aeropuerto, personal del Aeropuerto, SAMU-061,Guardia Civil,  Vigilancia de Seguridad, SMU y la compañía aérea participante, Air  Europa. Además también ha habido participación exterior proveniente del  112, Bomberos de Palma, 061, Navegación Aérea, Associació ELS SIMU ‘S, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Policía Local.

Simulacro en las inmediaciones del Aeropuerto. El ejercicio ha simulado el accidente de una aeronave, modelo B737 800, que operaba un vuelo regular. El comandante, cinco minutos antes de  proceder al aterrizaje, comunica a la Torre de Control que, por problemas  técnicos serios, no van a poder realizar un aterrizaje de seguridad, por lo  que declara emergencia. La Torre contacta con el Centro de Coordinación  del Aeropuerto (CEOPS-CGA) para informarles. Éstos inmediatamente se  constituyen como el Puesto de Mando Principal (PMP).

Tras aterrizar la aeronave, el CEOPS-CGA comprueba que ésta se sale  de la pista produciendo así un siniestro, e inmediatamente, declaran  Emergencia general por Accidente de Aeronave. A continuación se inician  las actividades contempladas en el Plan de Autoprotección para afrontar  la situación.

El Servicio de Extinción de Incendios (SSEI) se desplaza a la zona de emergencia y, una vez en el lugar del siniestro, posiciona vehículos,  descarga agua y evacua a las víctimas de la aeronave. El Servicio Contra  Incendios de la Base Aérea y los Bomberos de Palma colaboran con el  SSEI.

Cabe destacar la actuación de los integrantes de Els SIMU’s que recibieron la felicitación por su caracterización de víctimas y colaboración.

Al lugar del accidente también llegan otros agentes externos para  colaborar en la causa, como personas que forman parte de Seguridad y  Central Eléctrica. Además también se persona el SMU y los medios del  Aeropuerto necesarios para colaborar en las tareas necesarias en el lugar  del accidente.  En la simulada aeronave accidentada había 45 pasajeros y 5 miembros  de la tripulación. Tras el siniestro, se producen supuestamente 40  fallecimientos, cinco heridos leves y cinco graves. Una vez finalizada la extracción de todos los pasajeros y realizadas las labores de recogida de material desplegado, se da por concluido el  simulacro, sin que el desarrollo del mismo haya afectado a la operativa  diaria del Aeropuerto de Palma de Mallorca.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.