El secretario general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Carlos Domínguez, acompañado por el conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company, han manifestado el compromiso de ambas administraciones de desarrollar medidas encaminadas a una explotación sostenible los recursos marinos del Mediterráneo, la preservación del fondo marino y la protección de diferentes hábitats. En este sentido, y después de reunirse con los representantes de los pescadores de las Islas Baleares, han anunciado que el Ministerio, en colaboración con el Govern  y consensuado con el sector pesquero, ha decidido proteger las montañas submarinas denominadas Ausiàs March y Émile Baudot, localizadas entre Mallorca e Ibiza, y Fort de en Moreau, en el este de Cabrera. Las nuevas zonas protegidas suponen una extensión aproximada de 40.000 hectáreas y durante el mes de octubre se llevará a cabo una campaña cartográfica para conocer con precisión los fondos y los hábitats de las mismas. Esta medida, que entrará en vigor con la publicación de la correspondiente orden ministerial en un plazo aproximado de dos meses, supondrá la prohibición de la pesca de arrastre en estas zonas, con el consiguiente beneficio para la preservación del rico fondo marino y la protección de los importantes hábitats de coralígeno y rueda. Además, la protección de estas zonas también servirá de vivero para repoblar las zonas donde se pescaba hasta ahora. Hay que reseñar que de las tres nuevas zonas protegidas, Ausiàs March y Fort de en Moreau acaparan la mayor actividad pesquera, centrada en la captura de merluza básicamente, gamba y cigalas. El secretario general de Pesca ha destacado el sacrificio del sector pesquero en algunas de las zonas protegidas para alcanzar el acuerdo y ha manifestado que la protección de estas tres zonas “es un ejemplo de conciliación entre el uso sostenible de los recursos que el mar nos ofrece y la protección del medio ambiente. Dos principios básicos en la línea de actuación del Ministerio “. El conceller  balear ha agradecido el trabajo realizado por el Ministerio durante el último año hasta llegar al acuerdo anunciado hoy y ha destacado que se trata de una medida “equilibrada”, que demuestra que el sector pesquero “también busca y se preocupa por la sostenibilidad ambiental como garantía de futuro”. Por su parte, Juan Cànaves, presidente de la Federación Balear de Cofradías de Pescadores, aseguró que el sector es el primer interesado “proteger los recursos pesqueros, porque eso supone una garantía para seguir viviendo de este oficio”. Las 40.000 nuevas hectáreas protegidas se sumarán, de este modo, a las 58.000 hectáreas que actualmente ya están protegidas bajo la figura de las Reservas Marinas , a las 106.478 hectáreas consideras Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) marinos, y las 51.365 hectáreas protegidas declaradas Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en las aguas interiores de las Islas Baleares. Entre los presentes en la reunión, además del secretario general de pesca y del conseller, también se encontraban la directora general de Medio Rural y Marino del Govern, Margaret Mercadal, el director general de Recursos Pesqueros y Acuicultura del Ministerio, Enrique de Cárdenas, el presidente y el secretario de la Federación Balear de Cofradías de Pescadores, Juan Cànaves y Antoni Garau, el presidente de OPMALLORCAMAR, Miquel Socias, y representantes de las cofradías de Santanyí, Pollença, Alcúdia, Cala Ratjada y Porto Colom.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.