Agentes de la Policía Nacional se han incautado de más de 18 kilogramos de speed y han detenido a 12 personas como presuntas autoras de delitos contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales. Durante la operación se han practicado ocho registros -uno en Zaragoza y el resto en Navarra-, en los que se han intervenido cuatro armas de fuego, munición, 78.770 euros y joyas. También se ha precintado una nave industrial, con 32 vehículos en su interior destinados a la compra-venta, que servía como tapadera para blanquear el dinero procedente del narcotráfico.

La investigación se inició cuando se detectó la presencia de una organización dedicada a la venta de grandes cantidades de speed en Pamplona y provincias limítrofes. Las primeras pesquisas desarrolladas permitieron a los agentes identificar al máximo responsable de la banda, un vecino de Pamplona de 29 años. Esta persona contaba con el auxilio de varios colaboradores en labores de transporte, ocultación, depósito y distribución, tanto de las sustancias estupefacientes como del dinero que obtenían de su venta.

La mecánica utilizada por los narcos era ocultar la droga en diferentes viviendas ocupadas por los integrantes de la organización, hasta que lograban darle salida mediante terceros. Para realizar el traslado del estupefaciente realizaban una exhaustiva batida por las zonas por las que iban a pasar, asegurando el recorrido con vehículos lanzaderas, siempre con coches diferentes para dar seguridad al alijo.

18.615 gramos de speed en congeladores

Una vez que tuvieron localizado el domicilio elegido por la organización para ocultar la droga, en la localidad de Orcoyen (Navarra), los investigadores solicitaron una orden de entrada y registro. En el interior de la vivienda hallaron 18,615 kilogramos de speed guardados en varios congeladores del domicilio. También se intervinieron básculas de precisión y varias prensas. Aunque el encargado de custodiar la droga no se encontraba en la vivienda, fue detenido horas más tarde.

70.000 euros y centenares de décimos de lotería

Una vez hallados indicios suficientes, se procedió a la detención del máximo responsable y al registro de su domicilio, donde se intervino dinero procedente de la venta de droga. También se llevaron a cabo más arrestos, personas de su confianza con lazos familiares, registrándose igualmente sus domicilios. En una de las viviendas se localizó una caja fuerte con más de 70.000 euros. Además los agentes intervinieron cuatro armas cortas de fuego, una de ellas en perfecto estado de funcionamiento, más de un centenar de cartuchos, 400 gramos de oro en joyas, varios relojes, monedas antiguas y centenares de décimos de lotería sobre los que se están efectuando comprobaciones, ya que podrían haber sido utilizados para blanquear el dinero procedente de la droga.

La investigación patrimonial sobre el líder de la organización, determinó que estaba canalizando el dinero obtenido de la venta ilícita de sustancias estupefacientes a través de su empresa  de compra-venta de coches. Los automóviles con los que comerciaba los adquiría mediante una empresa pantalla con sede en Zaragoza.  El hecho de que utilizara esta vía para blanquear el dinero ha permitido la paralización administrativa e intervención de un total de 32 vehículos, la mayoría de ellos industriales, así como la paralización de 11 cuentas bancarias.

Dos “mulas” humanas interceptadas en Barcelona y Bilbao

Paralelamente se inició una investigación sobre un ciudadano de origen nigeriano, asociado con el líder de la organización de narcos desmantelada. Este sujeto se encargaba de gestionar la importación de cocaína desde Brasil en viajes que eran financiados por  su socio español. Ambos trataron de introducir en España a dos “mulas humanas” procedentes de Sao Paulo, que fueron interceptadas cuando intentaron acceder a España con 2,7 kilogramos de cocaína a través de los aeropuertos de Barcelona y Bilbao.

Los correos humanos, vecinos de Irurzun y de Madrid, fueron detenidos al portar el primero de ellos 2 kilogramos de cocaína ocultos en mantas de bebés, mientras que la segunda llevaba la droga dentro de su cuerpo, debiendo ser trasladada de urgencia hasta el Hospital de Basurto para la expulsión de medio kilogramo de cocaína, a lo que hay que sumar una pieza de la misma droga, en forma ovoide, con un peso de 200 gramos que ocultaba en el interior de su zona genital.

En la investigación y en el operativo han participado un total de 50 agentes de la Jefatura Superior de Navarra y de las Jefaturas Superiores de Aragón y País Vasco, agentes de los aeropuertos del Prat y de Bilbao, Guías Caninos de la Jefatura Superior del País Vasco y el GOIT (Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas) de la Subdirección General de Logística.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.