El crimen pasional sucedido en Campos el pasado viernes se está convirtiendo en todo un guión cinematográfico. Su director, Rafel Gaspar Miralles Vich, de 22 años y uno de los actores principales del film, Marc Ferragut Pizà mantuvieron un amor prohibido con final dramático.

La autopsia desvela que tanto víctima como agresor habían consumido droga (cocaína) horas antes del asesinato. Marcos, el autor confeso ha cambiado la versión, pero en ambas se declara culpable de la muerte del que era su amado.

Marco, carnicero de profesión, estaba terriblemente enamorado de Rafel y de la cocaína.  No pudo resistir que Rafel quisiera abandonarlo e incluso ahora niega que le hiciera chantaje. Los vídeos existen y ya están en manos de los investigadores.

Está previsto que mañana lunes, a las nueve de la mañana, Marcos Ferragut sea conducido hasta los juzgados de Manacor donde será puesto a disposición judicial. La magistrada, tras escuchar su confesión, con casi total seguridad,  le enviará a prisión donde permanecerá hasta la llegada del juicio.

Marcos y Rafel mantenían una relación de drogas, sexo y vicio. La mujer de Marcos, bastante más joven que el cincuentón sospechaba algo. Mucho más cuando en una ocasión sorprendió a Rafel desnudo por la casa. De cada día era más complicado mantener el engaño y la situación explotó cuando el asesino confeso se vio en la necesitad de vender joyas de su mujer sin su consentimiento para pagarse la cocaína.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.