Para muchos la primavera es sinónimo de buen tiempo y previa a las vacaciones estivales. Pero, para muchos otros también es sinónimo de la llegada de las tan temidas alergias. Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) esta primavera será una de las más agresivas en términos de alergia, desde el año 2007. Además, el número de alérgicos en nuestro país no para de crecer, no solemos prevenir por culpa de malos hábitos alimenticios, de higiene o la contaminación afirma Carlos Martínez, CEO de IMF Business School y director de un máster en prevención. Los últimos datos publicados por SEAIC, muestran como el porcentaje de españoles alérgicos en primavera sobrepasa el 25% de la población, y se estima que en el 2025 llegue al 50%. O lo que es lo mismo, tres de cada cuatro personas padecen algún tipo de alergia. La más habitual es la alergia al polen, que supone ya el 15% de la alergia que más padece la población mundial.

La poca o nula prudencia para prevenir ante una posible alergia provoca parte de este crecimiento de enfermedades en esta época del año. Por ejemplo, la vacunación es algo a lo que pocos le dedican su tiempo, algo que evitaría muchos tipos de alergias, tal y como indican desde el departamento de Alergia del Hospital Universitario Quirón Dexeus, desde donde ponen de manifiesto que las vacunas para alérgicos a los ácaros (una de las alergias más comunes) solucionan ya el 85% de los casos, y el de los animales domésticos como perros y gatos el caso de éxito asciende ya al 20 y 50% respectivamente. Como dato curioso, casi el 6% de las consultas médicas realizadas durante los viajes tienen que ver con algún tipo de alergia, sobre todo provocadas por el polen, los alimentos y picaduras de insectos, según datos del departamento Business Analytics de InterMundial.

Carlos Martínez, director de un Máster en la materia en IMF Business School aporta un decálogo de consejos:

-beber abundante agua

-comer comida ligera

-realizar la tarea más dura en la franja horaria en la que la temperatura es más baja, como el comienzo o final de la jornada laboral

-proteger los ojos con gafas solares de eficacia demostrada

-proteger el cuerpo con ropa ligera, no es apropiado dejar la piel expuesta al sol ya qua aumenta el riesgo de quemaduras, alergias o irritaciones ocasionadas por el propio sudor

-mantener las ventanas cerradas

-deshacerse de elementos que puedan ser escondite al polvo como alfombras, persianas venecianas, elementos tapizados…

-guardar la ropa de cama y almohadas en bolsas de plástico con un pasador

-Ojo con la alimentación, pelar o lavar cuidadosamente las frutas y verduras frescas para eliminar las posibles partículas de polen

-en el coche llevar las ventanillas cerradas y colocar un filtro para pólenes en el aire acondicionado

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.