El portero de una finca de pisos de la calle Joan Miró ha sido la persona que ha dado la voz de alarma.

Al parecer, las altas temperaturas han provocado que la descomposición parcial de un cadáver desprendiese un fuerte y molesto olor desde el interior de una vivienda. Ante dicho olor, el portero de la finca acudió al domicilio y, a través de una ventana colindante, pudo observar que había un hombre tumbado que no se movía.

Rápidamente, accedieron al interior de la vivienda y hallaron el cadáver de un sueco de 70 años que llevaba varios días muerto.

Agentes de la Policía Local de Palma, Cuerpo Nacional de Policía y una ambulancia del SAMU-061 se personaron en el lugar del suceso y el facultativo comprobó que la muerte fue natural descartando la mano criminal.

Finalmente, se apuntó que el varón era alcohólico y que vivía solo.

El cadáver fue retirado por los servicios fúnebres.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.