“La fractura de cadera en los pacientes ancianos requiere una atención especial, y mejorar esta atención implica una recuperación rápida, menos complicaciones y una mayor probabilidad de recuperar el estado previo a la fractura “, explica el Dr.. Isidre Marimon, traumatólogo y responsable del Programa Fractura Geriátrica del Hospital de Manacor. Con esta premisa tendrán lugar las jornadas sobre la fractura de cadera en la sala de actos del Hospital. En el transcurso de la primera jornada, los cuidados de enfermería centrarán las intervenciones relativas a la recepción y al trato de los pacientes a Urgencias y al Área Quirúrgica, el tratamiento médico de la osteoporosis, la importancia de la relación con la atención primaria, la prevención de segundas fracturas ya la rehabilitación domiciliaria. En la segunda jornada intervendrán médicos del Servicio de Traumatología y también participarán rehabilitadores. Las ponencias se centrarán en las complicaciones de los tratamientos quirúrgicos, en las nuevas tendencias de los mismos, en el trato de los pacientes con tratamiento de antiagregación y anticoagulación y en la prevención de futuras fracturas. Cabe recordar que el Programa Fractura Geriátrica se implantó a el Hospital de Manacor en 2010-fue pionero en las Islas Baleares-y que desde entonces ha logrado reducir la duración de la estancia hospitalaria, que es de menos de cuatro días, y el índice de reingresos, todo esto sin que haya aumentado la mortalidad. La fractura de cadera en los pacientes ancianos es una patología muy frecuente, pero incluso se prevé que la incidencia aumentará de forma exponencial en los próximos años debido al envejecimiento de la población. Además, la tasa de mortalidad no es despreciable y la morbilidad es muy importante, ya que aproximadamente tres de cada cuatro pacientes que sufren una fractura de este tipo no recupera la capacidad funcional previa, dado que afecta a pacientes frágiles (edad avanzada, gran incidencia de comorbilidades, alteraciones cognitivas, desnutrición, alto grado de dependencia, etc.). En el Programa Fractura Geriátrica, que promueve una visión multidisciplinaria de las fracturas de cadera en los pacientes ancianos, trabaja un equipo formado por cirujanos ortopédicos-que se encargan del tratamiento quirúrgico y el tratamiento médico de la osteoporosis-, anestesiólogos, médicos internistas-que están a cargo del tratamiento de las comorbilidades de los pacientes y del seguimiento postoperatorio-, fisioterapeutas-encargados no sólo de la rehabilitación intrahospitalaria, sino de la prevención de nuevas caídas-, dietistas-nutricionistas y enfermeros, que cuidan de los pacientes mientras están ingresados. El Dr.. Isidre Marimon comenta que esta visión multidisciplinar se basa en la intervención quirúrgica precoz, en las estancias reducidas y en la prevención de segundas fracturas por medio del tratamiento médico de la osteoporosis y de un protocolo de rehabilitación domiciliaria.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.