La Consellería de Familia y Servicios Sociales ha sacado a concurso los servicios de vigilancia y seguridad de los centros socioeducativos para menores y jóvenes Es Pinaret y Es Fusteret-ya que el anterior está a punto de acabarse y ha incluido una serie de requisitos técnicos y formativos que deben cumplir los vigilantes. El objetivo de estas nuevas condiciones es evitar que se puedan reproducir conductas inadecuadas como las detectadas en el pasado. En el pliego de condiciones, publicado el pasado sábado en el BOIB, se establecen cláusulas como que se reserva para el director del centro la potestad que sean retirados del servicio los vigilantes atendiendo una motivación concreta. La dirección también tendrá una parte más activa en la selección de estos trabajadores en el caso de que tengan que ser sustituidos y se establece un nivel formativo para los vigilantes relacionado con la delicada tarea que llevan a cabo. También se hace una descripción más detallada de cuáles son las funciones de estos trabajadores y cómo es el servicio que han de prestar, y se establecen penalizaciones muy específicas y que, incluso, por causas concretas, podrían llevar a la rescisión del contrato. Concretamente, los pliegues hacen referencia a que la empresa no podrá reemplazar el personal que trabaja en el centro unilateralmente, ni temporalmente ni definitivamente. Además, estará obligada a sustituir el personal para diversas cuestiones justificadas como son “quejas que se formulen por escrito de forma motivada, tanto por incumplimiento de tareas encomendadas, falta de celo profesional, comportamiento incorrecto, o incompatibilidad con los trabajadores del centro”. Y, en caso de que se produzca una sustitución, la selección del personal se realizará por el órgano contratante (Fundación S’Estel) a partir de los currículos que aporte la empresa, introduciéndose la posibilidad de incluir una entrevista personal con los candidatos en el proceso de selección. Por otra parte, la empresa adjudicataria estará obligada a comunicar a la Fundación S’Estel (de la que dependen Es Pinaret y Es Fusteret), la resolución de cualquier expediente disciplinario que pueda imponerse a un trabajador de estos centros en caso de que incumplan el reglamento, así como de la sanción que se les imponga. Otro de los temas que ha quedado más especificado son las funciones que deben cumplir los vigilantes de estos centros y se ha intentado detallar al máximo como debe desarrollarse el servicio. Entre otras novedades incluidas en este pliego, está la introducción de actividades formativas obligatorias para los trabajadores de vigilancia adscritos a estos centros, teniendo en cuenta la especificidad del tipo de servicio que se debe prestar en estos casos. Finalmente, las penalizaciones económicas establecidas por la Administración por incumplimiento del contrato se han concretado más y también han quedado mucho más especificadas las causas de su rescisión. Un ejemplo es que se considera incumplimiento o falta muy grave “la negligente intervención en el mantenimiento del orden interno del centro y / o llevar a cabo una actuación o comportamiento inadecuado con los menores internos”. El contrato con la empresa adjudicataria de los servicios de seguridad termina a finales del próximo mes de julio y, aunque se podría haber prorrogado por dos años más, la Fundación S’Estel ha preferido no hacerlo y sacar un nuevo concurso, con el objetivo de endurecer ciertos requisitos y que no se repitan determinadas conductas del pasado. Según la legislación actual, existe la obligación de que la empresa que resulte adjudicataria del servicio de vigilancia asuma todo el personal que tenga la titulación de vigilante y que actualmente presta sus servicios en Es Pinaret o Es Fusteret. Para evitar que esta obligación legal ampare el mantenimiento en los centros de vigilantes que, supuestamente, han tenido una conducta inapropiada, se ha hecho el cambio en el contenido de los pliegos, de modo que la dirección de los centros puede evitarse si lo argumenta motivadamente – que ejerzan su trabajo en Es Pinaret o Es Fusteret. Hay que recordar que la Consellería ha actuado desde el primer momento en que se conocieron posibles conductas no apropiadas entre el personal de vigilancia de Es Pinaret, y lo puso en conocimiento de varios organismos competentes. Del mismo modo, trabajó para buscar una solución que garantizara un servicio adecuado y estable para los menores de los centros socioeducativos que dependen de la Fundación S’Estel. También se instó a la dirección del centro a que solicitara a la empresa adjudicataria actual la retirada del servicio de cuatro vigilantes sobre los que se habían recibido quejas en este sentido, por lo que desde ese momento ( 4 de octubre de 2013), no han vuelto a trabajar allí. Los pliegos publicados el sábado en el BOIB, también se ha tenido en cuenta el incremento de un módulo que se ha llevado a cabo en Es Pinaret.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.