El Govern de las Islas Baleares pone en funcionamiento a partir de este domingo 1 de junio el servicio de vigilancia y asistencia al fondeo recreativo en el litoral del noreste de la isla de Formentera, en aguas del Parque Natural de ses Salines. Concretamente, dos embarcaciones ofrecerán este servicio cada día de 10 h de la mañana a 20 h de la tarde, entre el 1 de junio y hasta el 30 de septiembre.

El servicio se amplía dos horas diarias con respecto al año pasado y se ofrece de forma especial en la zona de Illetes y del Caló de s’Oli, de gran afluencia de embarcaciones durante los meses de verano.

Este servicio se puso en marcha por primera vez el verano pasado con muy buenos resultados y buena aceptación por parte de los navegantes para reforzar la información, el control y el asesoramiento a todas las embarcaciones que visitan la zona y, de manera especial, los yates de grandes dimensiones, de más de 15 metros de eslora. Como el año pasado, este servicio ha sido adjudicado a la empresa Pitiusa de Ecología por un importe de 50.000 euros. En total, el verano de 2013 esta empresa dio asistencia al fondeo a 3.282 embarcaciones en Formentera.

Hay que recordar también que desde el pasado 20 de mayo está operativo el servicio de boyas ecológicas para el fondeo regulado de embarcaciones de hasta 25 metros de eslora en las zonas declaradas Lugares de Interés Comunitario (LIC) de todas las Islas Baleares. En las Pitiusas hay un total de 110 boyas disponibles, concretamente hay 33 boyas en las Salinas de Ibiza y 77 en Formentera (51 s’Espalmador y 26 en el Caló de s’Oli). Las boyas ecológicas se pueden reservar en la web http://fondeos.caib.es por un precio que oscila entre los 15 euros / día y los 40 euros / día según la eslora.

Para garantizar el buen funcionamiento del servicio de fondeo regulado, el Gobierno de las Islas Baleares dispone de tres embarcaciones de vigilancia en las Pitiusas (una en Ibiza y dos en Formentera) que se suman a las dos barcas que entran en servicio el domingo en Formentera. El objetivo del Ejecutivo balear es evitar malas prácticas que puedan poner en peligro los hábitats de las praderas de posidonia, declaradas Patrimonio de la Humanidad, y dar a conocer a los navegantes la importancia de la posidonia en la preservación de los ecosistemas marinos de las nuestras aguas.

En las Islas Baleares se calcula que hay cerca de 100.000 hectáreas de pradera, lo que representa cerca del 70% de toda la posidonia de las costas españolas. De la extensión de las praderas en las Islas Baleares, aproximadamente el 60% está en Mallorca, el 30% en las Pitiusas y el 10% restante a Menorca.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.