Hace unas semanas nació la primera águila perdicera (A quila fasciata , también llamada águila de Bonelli) en Mallorca desde que esta especie se extinguió en la isla en la década de 1970. El piojo ha nacido en un barranco solitario de la sierra de Tramuntana, donde ha nidificado con éxito una pareja de águilas formada por un macho que se liberó en 2011 procedente de Andalucía y una hembra catalana que fue soltada en 2012. Este hecho se considera el primer gran éxito del Plan de Reintroducción del Águila Perdicera en Mallorca, que el Govern de las Islas Baleares empezó a aplicar en fase experimental en 2011 y que desde el año pasado se desarrolla de manera plena gracias al proyecto europeo LIFE Bonelli. El nuevo polluelo nacido es atendido solícitamente por sus progenitores y supervisado a distancia por el personal del Govern y por voluntarios del proyecto. En los siguientes enlaces se pueden ver dos filmaciones a distancia del nido de las águilas: en una se ve como la madre desploma una gaviota que ha cazado para alimentar el piojo y en el otro como lo nutre hoy se han liberado en Mallorca diecisiete ejemplares de águila perdicera, nueve de los cuales se han integrado con éxito a la nueva población insular. Esta tasa de supervivencia es similar a la de las poblaciones de la Península. También en el marco del proyecto LIFE Bonelli se han trasladado cuatro polluelos procedentes de Andalucía, que han sido criados en cautividad o rescatados de nidos poco viables, a una instalación de liberación de la sierra de Tramontana. El reforzamiento que representarán estos nuevos ejemplares para la incipiente población de águilas perdicera en Mallorca es un paso muy importante en la recuperación de la especie extinguida, y, por tanto, una contribución al objetivo europeo de revertir la tendencia a la pérdida de la biodiversidad. El proyecto LIFE Bonelli tiene el objetivo de reforzar la población de águila perdicera en territorios históricamente ocupados por esta especie, como Álava, Madrid y Navarra, y recuperarla en Mallorca. El Govern de las Islas Baleares, a través del Consorcio para la Recuperación de la Fauna de las Islas Baleares (COFIB), es uno de los socios que forman parte, junto con otros organismos públicos y privados que ya hace años que colaboran entre sí. El proyecto dispone de un presupuesto total de 2 millones de euros, 500.000 de los cuales se destinarán a la reintroducción del águila perdicera en Mallorca entre los años 2013 y 2017.El Plan de Reintroducción del Águila Perdicera en las Islas Baleares también cuenta con el apoyo de otras instituciones y empresas, como el cuerpo de Agentes de Medio Ambiente, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), Red Eléctrica Española, ENDESA, Vinyes Mortitx y la Fundación Natura Parc, y también con la colaboración desinteresada de decenas de voluntarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.