Dos agentes de la Policía Nacional han salvado a un bebé de nueve meses al tragarse un trozo de una bolsa de plástico cuando viajaba con un familiar en un coche que circulaba por la Avenida Salinas de la localidad malagueña de Fuengirola. Los policías practicaron a la víctima la maniobra de Heimlich lo que permitió que poco a poco recobrara la respiración. Gracias a la rápida actuación de los agentes no fue necesario su traslado a ningún centro hospitalario. ya en prisinal, trizaciextradicios en efectivo, ademdo en Barcelona, quien supuestamente ten

Los hechos tuvieron lugar sobre las 17:30 horas del lunes 5 de mayo, cuando dos agentes que viajaban en un vehículo policial camuflado por la vía pública, observaron como una mujer, al parecer muy nerviosa detuvo la marcha de su coche y sacó a un bebé al que comenzó a zarandear. Uno de los policías se dirigió al lugar donde estaba estacionado el automóvil, mientras el otro solicitaba a través de la Sala del 091 una ambulancia porque la mujer pedía auxilio para salvar al pequeño.

Los agentes comprobaron que el bebé, que presentaba un color amoratado, se estaba asfixiando tras haber ingerido algún tipo de objeto. Uno de los policías inmediatamente le realizó la maniobra de Heimlich para que expulsara el objeto y para que volviera a respirar. La niña de 9 meses expulsó una pequeña flema con el trozo de plástico que se había tragado.

Posteriormente se personó en el lugar una ambulancia medicalizada con un médico que determinó que no era necesario su traslado a un centro hospitalario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.