El Grupo de Estupefacientes del Cuerpo Nacional de Policía ya está investigando al propietario de un After muy conocido ubicado en la calle Robert Graves de Palma acusado de traficar con drogas.

El Grupo de Oeste realizó varios controles en locales de ocio de la zona, el pasado lunes a las nueve de la mañana. Cuando entraron al local y realizaron los pertinentes cacheos a los clientes vieron que dos de ellos llevaban dosis de cocaína entre sus pertenencias por lo que se les levantó la pertinente acta sancionadora.

La sorpresa vino cuando los funcionarios se percataron que el propietario del after que se encontraba detrás de la barra hizo amago de tirar algo al suelo. Los policías lo descubrieron y comprobaron que se trataba de 9 gramos de cocaína y 60 euros en efectivo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.