La Guardia Civil condecoró, en la jornada de ayer, a un cabo primero y un guardia de Pont d’Inca por arriesgar su vida en el transcurso de un acto de ayuda humanitario ocurrido durante el accidente del ultraligero de Pont d’Inca donde fallecieron tres personas.
En Valdemoro, les impusieron una cruz al mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo al cabo primero Miguel Angel Homar Arangunde y al guardia Carlos Luís Casado Rodríguez.
El motivo de tal alta distinción fue el de arriesgar la vida en el rescate del piloto y la recuperación de tres cadáveres de una avioneta estrellada.
El propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz afirmó que no se entiende la Historia de España sin la Guardia Civil. También aprovechó para felicitar a los premiados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.