El detective Juan de Santiago ha participado en la mañana de hoy en el programa de Antena 3 Televisión Espejo Público.

El profesional se ha despachado a gusto contra Alejandro Ortiz, padre de la menor desaparecida e insinuó que el progenitor es uno de los principales sospechosos del caso y que tiene amigos en los dos bandos, en la Guardia Civil y con los narcotraficantes.

La mañana se fue animando cuando la propia presentadora del programa, Susana Griso afirmó: “Le doy la misma credibilidad al ‘Ico’ (hijo de la Paca) que a Alejandro Ortiz (padre de Malén).

El detective siguió cargando duramente contra el padre al que le acusó de montar un circo mediático  y que en la zona de Calvià muchos conocidos de la menor lo calificaban de maltratador y violento.

Por otro lado, desde la página oficial de la desaparición se dice:

Esta semana se cumple cinco meses desde que desapareció Malen, 150 días que no se escucha ni su voz, ni su sonrisa, ni sus pasos como tampoco el rodar de las ruedas de su patinete.
Se llega a este 2 de Mayo con una incertidumbre ¿Dónde está Malen?

Largos días con sus largas noches a la espera de una noticia, una mínima pista que pueda abastecer de esperanza para encontrarla, nada…

Lo que tenemos a día de hoy es una frustración que nos abate a todos, una sensación de no haber sido encontrada. Su familia, sus amigos y todos aquellos que la conocen tienen ese pesar, es injusto.

Mucho se ha escrito, hablado y visionado sobre Malen, que han causado daño a familiares y amigos, opiniones “viperinas” que solo han contribuido a dibujar aspectos negativos de la vida y el alrededor de Malen, pero que no han contribuido en absoluto a saber dónde está.

Ese daño público lo que verdaderamente ha contribuido es a que el responsable o responsables de saber el paradero de Malen se haya fortalecido, sintiéndose un espectador/es de un “circo” innecesario e injusto para una niña a la que no se escucha su voz desde hace cinco meses.

Son muchas las personas que esperan la vuelta de Malen.
Porque eso es lo importante, que sea localizada ni más ni menos. Que ninguna persona piense que se va a tirar la toalla en seguir buscándola, que nadie crea que no olvidemos del silencio de Malen porque se está equivocando, aún hay fuerza, tesón y tenacidad de sobra.

Quiero aprovechar algunas líneas a esa persona o personas que saben dónde está Malen porque al igual que todos aquellos que esperamos saber, nos une el “que todos somos humanos” y quiero apelar a la humanidad, que se que la tenéis, para que reflexionéis que hagáis caso a vuestra conciencia, si a esa sensación amarga con la que vivís desde hace cinco meses que os acompaña minuto a minuto, hora a hora y que no abandona vuestra cabeza por mucho que se desee.

El saber dónde está Malen y no decirlo lo único que se consigue es que cada minuto que pasa sea más sufrimiento para ella, para su familia para todos que deseamos saber dónde está.

El sentimiento humano está por encima de todo, de toda circunstancia y de la misma forma que se es capaz de guardar el paradero de Malen, hay que tener la humanidad suficiente para que ahora se tenga el valor humano de decir dónde está sin tener miedo y teniendo valentía.

Seguir guardando el paradero de Malen solo contribuye a que la vida desde hace cinco meses haya cambiado y seguirá así irremediablemente.

Pensad que el pulso que se está echando contra el miedo a decir, ese miedo se aliará con la conciencia, del temor, del vivir siempre bajo tensión y vencerá en ese pulso.
Por ello apelo a vuestra humanidad y decir dónde está sin esperar más.
Se es incapaz el vivir con todo eso durante toda la vida, porque el temor al igual que el miedo, que estáis o estas sintiendo, es una sensación irracional que se mitiga solo cuando se diga dónde está Malen.


Yo no soy nadie para pedir tan solo puedo aconsejar, que lo mejor para que no sigáis condicionando tu vida o vuestra vida lo “humano” a estas alturas es decir la localización exacta de Malen y además es muy fácil de hacer, tan solo con hacer una llamada al 062 o al 112, y de forma totalmente discreta podéis liberar tan pesada carga que desde hace 150 días acompaña y que cada día pesara más y más.
Tan solo basta decir “Malen esta en…..”

Termino estás líneas al igual que las empecé “Esta semana se cumple cinco meses desde que desapareció Malen, 150 días que no se escucha ni su voz, ni su sonrisa, ni sus pasos como tampoco el rodar de las ruedas de su patinete…”
Quien rubrica estas líneas tan solo es “una persona simple” o “simplemente una persona”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.