Nos reunimos con Carlos Arias para tomar un café y realizar una entrevista. Quedamos en una cafetería de la barriada de La Soledad y pide un Aquarius. Viste con la camiseta de SOS Gafas y se muestra muy comedido.

Carlos Arias tiene 34 años, está casado y es padre de dos hijos. Hace dos años que entró a trabajar en la plantilla de técnicos del SAMU-061 y, poco a poco, se ha convertido en una de las personas más queridas y apreciadas.

Le encanta el deporte y, en la pasada edición de la Ultra Mallorca Serra de Tramuntana, de más de 1.600 participantes quedó cuarto clasificado.

La competición se inició a las 00.00 horas del sábado en Andratx y finalizó en Pollença. Carlos se proclamó primer balear en completarla tras 12 horas y 40 minutos de duro recorrido.

“Desde el año 2005 al 2010 estuve en el Ejército. Fue allí cuando comencé a realizar pequeños tramos de 8 y 10 kilómetros y me entró en gusanillo. Yo veía que no me cansaba y en las competiciones de cross corto y largo militares siempre los ganaba. Acto seguido me enviarón a la Base Militar de rota, en Cádiz, donde quedé 14 a nivel nacional. Así fueron mis comienzos”, relata.

Nuestro protagonista realizó una carrera muy completa. Hay que recordar que Carlos Arias no es profesional y que los tres primeros clasificados se dedican profesionalmente a ello.

“Yo quiero agradecer muy especialmente a Toni Riera, el jefe de Tráfico de mi empresa por todas las facilidades que me presta para poder acomodar turnos y de esta manera poder competir. También a mis compañeros del SAMU-061 Pedro Llompart y Javi Vicens por su ayuda y consejos que siempre me brindan”, puntualiza Arias.

Carlos Arias es una persona muy responsable. Entrena dias alternos y siempre adaptándose a las necesidades del servicio, trabajo, familia etc…

El mismo día de la carrera Ultra Mallorca, Carlos realizó un turno de trabajo de 6 a 14 horas. “Cuando iba por Lluc casi me duermo, pero ha sido una experiencia muy bonita. Gracias a todos”, concluye.

Nos despedimos. Carlos se levanta casi sin hacer ruído, agradece la entrevista y nos pide encarecidamente que no nos olvidemos del capítulo de agradecimientos a sus compañeros. Para él, lo más importante no ha sido su gesta, sino el poder dedicársela a ‘su gente’, a la gran familia del SAMU-061 con los que comparte tantas horas de servicio.

Gracias Carlos y…mucha suerte.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.