Nos reunimos con Carlos Arias para tomar un café y realizar una entrevista. Quedamos en una cafetería de la barriada de La Soledad y pide un Aquarius. Viste con la camiseta de SOS Gafas y se muestra muy comedido.

Carlos Arias tiene 34 años, está casado y es padre de dos hijos. Hace dos años que entró a trabajar en la plantilla de técnicos del SAMU-061 y, poco a poco, se ha convertido en una de las personas más queridas y apreciadas.

Le encanta el deporte y, en la pasada edición de la Ultra Mallorca Serra de Tramuntana, de más de 1.600 participantes quedó cuarto clasificado.

La competición se inició a las 00.00 horas del sábado en Andratx y finalizó en Pollença. Carlos se proclamó primer balear en completarla tras 12 horas y 40 minutos de duro recorrido.

“Desde el año 2005 al 2010 estuve en el Ejército. Fue allí cuando comencé a realizar pequeños tramos de 8 y 10 kilómetros y me entró en gusanillo. Yo veía que no me cansaba y en las competiciones de cross corto y largo militares siempre los ganaba. Acto seguido me enviarón a la Base Militar de rota, en Cádiz, donde quedé 14 a nivel nacional. Así fueron mis comienzos”, relata.

Nuestro protagonista realizó una carrera muy completa. Hay que recordar que Carlos Arias no es profesional y que los tres primeros clasificados se dedican profesionalmente a ello.

“Yo quiero agradecer muy especialmente a Toni Riera, el jefe de Tráfico de mi empresa por todas las facilidades que me presta para poder acomodar turnos y de esta manera poder competir. También a mis compañeros del SAMU-061 Pedro Llompart y Javi Vicens por su ayuda y consejos que siempre me brindan”, puntualiza Arias.

Carlos Arias es una persona muy responsable. Entrena dias alternos y siempre adaptándose a las necesidades del servicio, trabajo, familia etc…

El mismo día de la carrera Ultra Mallorca, Carlos realizó un turno de trabajo de 6 a 14 horas. “Cuando iba por Lluc casi me duermo, pero ha sido una experiencia muy bonita. Gracias a todos”, concluye.

Nos despedimos. Carlos se levanta casi sin hacer ruído, agradece la entrevista y nos pide encarecidamente que no nos olvidemos del capítulo de agradecimientos a sus compañeros. Para él, lo más importante no ha sido su gesta, sino el poder dedicársela a ‘su gente’, a la gran familia del SAMU-061 con los que comparte tantas horas de servicio.

Gracias Carlos y…mucha suerte.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.