El Servicio de Psiquiatría del Hospital Comarcal de Inca, dirigido por el doctor Pablo Tobajas como coordinador de Salud Mental del Sector Sanitario de Tramuntana, ha impulsado un nuevo programa con el fin de ofrecer un servicio de atención integral a las personas que sufren algún trastorno mental grave. Esta iniciativa consiste en constituir un equipo de seguimiento asertivo comunitario (en adelante, ESAC) formado por varios profesionales y cuya función es atender a casa los pacientes y también las personas más cercanas (familiares y cuidadores), es decir, desplazando a su propio entorno social. El ESAC, que comenzó a trabajar a principios de este año, propone un procedimiento de seguimiento y atención a la comunidad que aborda el tratamiento, el apoyo y la rehabilitación de los pacientes que presentan alguna afección mental grave y que, a pesar de su patología, no mantienen un contacto regular y estable con los servicios psiquiátricos ordinarios. Por ello, este tipo de intervención se reserva a las personas que presentan alguna patología grave y que están desvinculadas de los servicios ordinarios que se prestan en el Área de Psiquiatría (Unidad de Salud Mental, Unidad Comunitaria de Rehabilitación, Hospital de Día, etc .). En definitiva, esta estrategia está diseñada específicamente para optimizar los resultados en pacientes complejos, que requieren hospitalizaciones frecuentes y que no pueden ser abordados de manera eficaz por las unidades de salud mental comunitarias, por lo que el número de ingresos y reingresos hospitalarios es muy frecuente, ya que por diversas circunstancias están desligados del circuito ordinario establecido en materia de salud mental. Por lo tanto, uno de los aspectos más positivos de este método es su finalidad: suplir los ingresos hospitalarios-o al menos minimizarlos – ofreciendo a los pacientes en su ambiente habitual el modelo de asistencia que necesiten. Se trata, pues, de evitar y prevenir separarlos de su entorno para ingresarlos en una institución sanitaria, lo que agrava el aislamiento, y con ello mejorar su evolución, especialmente en los aspectos relacionados con el funcionamiento social y la calidad de vida, lo que favorece también sus cuidadores. Asimismo, se pretende evitar el estigma, el rechazo, la marginación y la exclusión social, que son los máximos factores de riesgo de recaídas y del sufrimiento añadido que sufren estos pacientes. Cabe destacar que este programa se enmarca en el Estrategia de salud mental de las Islas Baleares de 2006, concretamente en el apartado específico que establece “definir, completar, optimizar y homogeneizar la dotación de dispositivos y de recursos humanos y materiales para la atención a la salud mental en todas las áreas de salud mental “, cuyo objeto es estructurar el modelo comunitario creando un equipo de tratamiento asertivo comunitario que asuma estas funciones. El factor más innovador del tratamiento asertivo comunitario se basa en aportar una nueva manera de organizar la atención y el cuidado para atender las necesidades que presentan las personas que sufren algún trastorno mental grave. En definitiva, se trata de aproximar la atención profesional especializada a los pacientes, en contraposición con el modelo tradicional, en que estos están abocados exclusivamente a adaptarse a las disposiciones normativas de los circuitos institucionales establecidos en cada área de salud mental. Acerca perfil de las personas destinatarias del programa, como hemos dicho se dirige especialmente a los pacientes que padecen algún trastorno mental grave y que, en consecuencia, presentan-por una parte-una sintomatología de características psicóticas que los generan problemas de captación y comprensión de la realidad y que-por otro lado-sufren una distorsión en su relación con otras personas, lo que puede suponer un riesgo para su vida y repercutir negativamente en diferentes áreas de su funcionamiento personal, tanto en la vida cotidiana como para desarrollar actividades laborales o relaciones sociales. Respecto a la ESAC, se trata de equipo multidisciplinario que incluye profesionales de las especialidades de psiquiatría, trabajo social, enfermería, auxiliar de enfermería y / o monitor, aunque se prevé el opción de sumar profesionales de otras disciplinas, como la psicología clínica o la terapia ocupacional, e incluso ex pacientes de los servicios de salud mental. Balance del primer trimestre lo largo del primer trimestre de funcionamiento de este programa, han sido atendidos 23 pacientes, que residían en las localidades siguientes: Alcudia (4 pacientes), Búger (1), Can Picafort (2), Inca (5), Lloseta (1), Muro (1), Pollença (2), Puerto de Pollença (4), Sa Pobla (3) y Selva (1). En cuanto a las patologías que sufrían, destacan la esquizofrenia (17 casos), trastorno de la personalidad (1), trastorno delirante (1), trastorno delirante crónico (1), psicosis esquizofreniforme (1) y esquizofrenia / trastorno depresivo (1); además, uno todavía está pendiente de diagnóstico. En cuanto a los servicios que han derivado estos pacientes, la mayoría han sido remitidos por la Unidad de Salud Mental, por el Hospital de Día y los Servicios Sociales de Alcúdia, Inca y Muro. Finalmente, cabe indicar que, a pesar de que haga poco tiempo que el programa está en funcionamiento, los profesionales de la ESAC valoran muy positivamente los primeros datos que han obtenido, ya que la coordinación personal y directa con los profesionales de los servicios sociales municipales está favoreciendo que personas que no habían sido diagnosticadas -y, en consecuencia, no seguían ningún tipo de tratamiento-y que estaban en riesgo de exclusión social puedan recibir la atención que necesitan por medio de este programa.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.