El Hospital Universitario Son Espases aplica nuevas técnicas de cirugía mínimamente invasiva para intervenciones de hígado y de extirpación de la vesícula biliar. La técnica, llamada “laparoscopia monoport”, permite efectuar las intervenciones —que antes requerían tres o cuatro incisiones— accediendo al abdomen a través del ombligo. Con esta nueva técnica se evitan las cicatrices y se minimiza el dolor posoperatorio.

Los doctores José Luis Morón y Xavier Molina, del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital Universitario Son Espases, aplican esta técnica para extirpar la vesícula biliar y para determinadas operaciones del hígado y del bazo, aunque también se puede aplicar para extirpar tumores de los ovarios.

El año pasado se hicieron sesenta intervenciones con esta técnica. De hecho, se ha conseguido estandarizarla y ampliar su aplicación en intervenciones de órganos sólidos, como el hígado y el bazo.

El sistema monoport permite acceder a la zona abdominal con solo una incisión de tres centímetros en la zona del ombligo. Posteriormente, se inserta una anilla que amplía la cavidad y posibilita introducir el instrumental quirúrgico para la intervención, que puede consistir en la extracción de la vesícula biliar o en el tratamiento de algunos tumores del hígado. Esta técnica es un paso adelante en el objetivo de conseguir una invasión mínima para efectuar este tipo de operaciones.

Además de las conocidas ventajas de la cirugía laparoscópica, la técnica monoport con incisión en la zona umbilical consigue un mejor resultado estético, ya que solo deja una incisión que queda oculta en el ombligo; además se reduce el dolor posoperatorio. Esta técnica minimiza el riesgo de lesiones en los vasos sanguíneos de la pared abdominal y reduce las probabilidades de que aparezcan hernias incisionales. Otra de las ventajas es la rápida recuperación de los pacientes, que pueden recibir el alta al cabo de 24 horas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.