Han hecho falta que tres ciclistas sufrieran caídas importantes. Que uno de ellos, un germano de unos 60 años se abriese la cabeza contra un árbol, que la Policía Local de Alaró, el alcalde del municipio y la propia Guardia Civil de Tráfico remitiesen informes reclamando una mejora urgente del asfaltado de la vía para que el Consell de Mallorca actuase.

Hace unos días, técnicos de carreteras del Consell de Mallorca habilitaron un nuevo asfalto y arreglaron el denominado ‘bache de la muerte’.

Por otro lado, el ciclista alemán que sufrió la última caída y que se abrió la cabeza chocando contra un árbol sigue en estado muy grave. De hecho, recientemente un avión medicalizado de Alemania se desplazó a Palma y se lo llevó a su pais. El estado del paciente era muy grave, pero estable. 

Ahora, la carretera de Alaró a Bunyola es un poco más segura. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.