La cogorza que llevaba era tan monumental que sólo decía a los agentes: “Los tengo controlados. Soy el vigilante de los ciclistas”. 

El protagonista es un hombre de 38 años que, a la una y media de la madrugada del martes conducía por la carretera de Valldemossa y le cortaba el paso a dos jóvenes que iban en bicicleta. En un momento dado, se para ante ellos, abre la ventanilla y les grita: “Os tengo controlados” y se marcha. 

Una patrulla de la Policía Local de Palma que estaba cerca ve los hechos y acude a por los ciclistas. En ese momento, los deportistas le dicen a los agentes que el conductor del coche va borracho como una cuba y que les ha dicho que los está vigilando y que los tiene controlados. 

Al detener al conductor, el varón de nacionalidad española le dijo a los agentes: “Tranquilos agentes. Los tengo controlados. Yo soy el vigilante de los ciclistas”. Al soplar, dio una tasa de 0.98. Quedó detenido. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.