La Comunidad Autónoma de las Islas Baleares cerró el 2013 con un déficit de 334 millones de euros, el 1, 30% del producto interior bruto (PIB) balear, según el adelanto hecho por la Intervención General del Estado y de acuerdo con las cifras de cierre provisional de la contabilidad de la CAIB. Esta cifra se encuentra por debajo del límite fijado por el Estado (1,47%) para ese año y supone que, por primera vez desde que el Estado exige a las comunidades autónomas la consecución de determinados objetivos de estabilidad presupuestaria , las Islas Baleares cumplen con los máximos de diferencia de ingresos y gastos autorizados.

Así lo destacó hoy el presidente del Gobierno de las Islas Baleares, José Ramón Bauzá, quien, acompañado del consejero de Hacienda y Presupuestos, José Vicente Marí, ha atribuido la meta al esfuerzo de los ciudadanos en estos años de dura crisis económica ya una “otra forma de gobernar”, basada en la responsabilidad en la gestión de los recursos públicos, que, según dijo, ya no tiene marcha atrás.

Según recordó, desde 2003, el primer año en que se fijaron los objetivos de estabilidad presupuestaria para el conjunto de las comunidades autónomas, las Islas Baleares no cumplían con los límites establecidos.

Se da la circunstancia, además, que en los últimos años el déficit se había incrementado de manera considerable.

Así, en 2008 las Islas iniciaron una senda de crecimiento del déficit muy por encima de los límites permitidos, que llegó a su punto álgido en 2011, cuando se alcanzó una cifra máxima histórica , del 4,19%, lo más que triplicaba la permitida para ese año (1,30%). En cifras absolutas, ese desfase alcanzó los 1.116 millones de euros.

“Asumimos el Gobierno en un momento de máxima dificultad económica, con una Administración colapsada y en el cuarto año de la crisis más intensa y grave de la historia moderna de nuestro país “, ha dicho el presidente.

Por ello-ha continuado-“todos nuestros esfuerzos se centraron en contener el conjunto de deudas en que estaba sumida nuestra comunidad ya restaurar las esperanzas defraudadas de muchos de nuestros conciudadanos”.

Para poner fin a esta situación, el Gobierno puso en marcha a mediados de 2011 un intenso programa de reformas que supuso llevar a cabo un ajuste de 640 millones de euros, el más importante de la historia, que permitió a la CAIB cerrar el 2012 con un déficit del 1, 8%, ligeramente por encima de lo permitido en ese año (1,5%), pero muy lejos del 4,2% alcanzado el año anterior.

El presidente del Gobierno ha agradecido a los ciudadanos el esfuerzo que ha permitido llegar a la situación de hoy. “Hemos llevado a cabo un proceso de reformas que no sólo no ha destruido empleo, sino que lo ha creado”.

 “Esto demuestra que, como hemos dicho por activa y por pasiva, aquí y donde haga falta, que las Islas Baleares no tienen un problema de déficit, sino que tienen un problema de financiación “, ha añadido.

José Ramón Bauzá ha subrayado que el cumplimiento del déficit tiene como consecuencias prácticas que la CAIB ha ganado credibilidad ante posibles inversores y fuentes de financiación y que ha podido pagar las facturas pendientes que tenía con los proveedores.

Asimismo, gracias a la consolidación fiscal, agregó, “las Islas Baleares son mucho más atractivas para los inversores y podemos consolidar el crecimiento económico que ya reflejan muchos indicadores”.

“Ahora nos toca ser perseverantes y consistentes, debemos continuar en el proceso iniciado el equilibrio de las cuentas públicas, La única política que conduce al éxito es la que pasa por continuar ajustando el gasto a los ingresos y estimulando nuestra economía “, concluyó .

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.