La Guardia Civil ha procedido a la imputación de dos personas por delito contra la salud pública.

El pasado día 12 de febrero cuatro personas de edad avanzada se reunieron como hacen habitualmente, en un bar de la localidad de Artá para merendar una coca casera. Esta la había preparado uno de los imputados, de setenta y ocho años de edad y cuyos ingredientes entre ellos la marihuana, se los había proporcionado el segundo imputado, de sesenta y siete años.

Todos ellos tenían conocimiento de que el alimento contenía el estupefaciente.

Tres personas ajenas al grupo, los propietarios del bar y un familiar de estos, que desconocían que llevaba cannabis resultaron intoxicadas de levedad al comer el alimento.

En total fueron atendidas en el PAC de Artá tres personas: la propietaria del establecimiento y dos de los ancianos que consumieron voluntariamente el cannabis.

La Guardia Civil tras tener conocimiento del hecho, tomó manifestación tanto a los afectados, a los miembros del grupo de merienda y a los facultativos del PAC de Artá que atendieron a los intoxicados.

Ninguno de los afectados ha denunciado las lesiones producidas por la ingesta por lo que se actúa de oficio por la comisión de un presunto delito contra la salud pública al adulterar un alimento con sustancias nocivas para la salud.

Se tiene constancia de que el grupo de amigos no es la primera vez que aliña un alimento con cannabis para consumo propio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.