La Guardia Civil sorprendió el pasado día 15 a un hombre con 13 pulpos recién pescados, por lo que confeccionó la correspondiente denuncia por infracción de pesca deportiva.

El hecho se produjo cuando el denunciado arribó al puerto del Portixol en una embarcación. El Grupo de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), realizó una inspección de lo capturado y al superar el límite permitido (10 piezas sin sobrepasar los 5 kg.) y utilizar artes o aparejos propios de la pesca profesional que están prohibidos a particulares, levantó la correspondiente acta administrativa.

Los trece pulpos incautados fueron entregados a un centro benéfico del Arenal de Llucmajor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.