La fibrosis pulmonar idiopática es una enfermedad minoritaria de origen desconocido, crónica y progresiva, que puede provocar la muerte del paciente que la padece en un periodo de entre 2 y 5 años. Afecta a los tejidos que se encuentran entre los alvéolos, llamados intersticios. Estos tejidos se dañan y se sustituyen por cicatrices que destruyen el tejido pulmonar sano. El resultado es que los pulmones se vuelven rígidos lo que dificulta la respiración y, por tanto, llega menos oxígeno a la sangre. En Baleares, esta enfermedad afecta a 20 de cada 100.000 habitantes y es más frecuente en los hombres que en las mujeres. Habitualmente, se diagnostica en personas adultas de entre los 50 y los 80 años. Las causas de la enfermedad son desconocidas, aunque se han relacionado con algunos factores de riesgo como el tabaco y el polvo de metales o de madera, así como con factores de carácter microbiológico como las infecciones virales crónicas o genéticas. La enfermedad no presenta síntomas específicos y se caracteriza por sensación de fatiga y tos seca. La intención de estas sesiones es: crear un canal de comunicación para que los médicos puedan resolver las dudas de los pacientes respecto a la patología, los síntomas, a la evolución de la enfermedad y los tratamientos de que se dispone, así como dar pautas a los pacientes, y sus cuidadores, para mejorar la calidad de vida con la rehabilitación, el ejercicio controlado o la dieta. Actualmente, no existe ningún tratamiento farmacológico para curar la enfermedad, por ello, el tratamiento que se aplica está relacionado con la oxigenoterapia y la rehabilitación respiratoria, en algunos casos, se puede plantear el trasplante pulmonar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.