La Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha aprobado el proyecto para estabilizar el talud de Cala Banyalbufar, con un presupuesto de más de 700.000 euros y un plazo de ejecución previsto de tres meses.

El objetivo es que las obras se inicien antes del verano para que la playa, cerrada por seguridad para las personas desde el mes de agosto del año pasado por desprendimiento de rocas, pueda reabrirse al público.

La actuación consistirá en el saneo del talud mediante la retirada de bloques, piedras, cuñas y lajas que actualmente se encuentran inestables. También se retirarán árboles y arbustos que han enraizado en grietas ocasionando la inestabilidad del bloque y se eliminarán las bolsas de roca que se han desprendido de la red de cables.

Asimismo, se sustituirá la malla existente y el sistema de red de cables de acero de manera que quede adosada al terreno mediante barras de acero autorroscables.

La ejecución de las obras está prevista para antes de la época estival de mayor afluencia de turismo en esta cala de la Seerra de Tramuntana.

Desprendimiento de rocas

Un desprendimiento de rocas el 3 de agosto de 2013 obligó a cerrar la playa de Cala Banyalbufar. Como consecuencia, el Ayuntamiento de la localidad de la Serra de Tramuntana solicitó un informe al Instituto Geológico y Minero de España (IGME) para valorar el estado de la cala, que recomendó la necesidad de llevar a cabo medidas de reparación del talud y de los elementos de estabilización instalados por parte de la Demarcación de Costas de Illes Balears para garantizar la seguridad de turistas y vecinos.

La Delegación del Gobierno en Illes Balears recibió el alcalde de Banyalbufar, Mateu Ferrà, el mismo mes de agosto, quedando a la espera del informe que debía elaborar la empresa pública Tragsa, sobre las actuaciones necesarias a realizar para reparar el talud y evitar el riesgo de nuevos desprendimientos.

El pasado 29 de octubre de 2013 el Ayuntamiento de Banyalbufar remitió una  carta a la delegada del Gobierno, Teresa Palmer, incluyendo el informe del IGME y la memoria económica y el informe efectuado por Tragsa, en la que el Consistorio solicitaba la reparación del talud por parte de la Demarcación de Costas “para preservar la seguridad de todas las personas” y por considerar la cala “un complemento primordial” para los intereses turísticos del municipio de la Tramuntana.

Tras meses de intenso trabajo, la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del MAGRAMA ha dado luz verde a un proyecto que sustituirá los elementos del talud de Cala Banyalbufar dañados por el tiempo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.