Se quedó un niño de trece años en casa solo durante unos minutos mientras su madre recogía a sus dos hermanos y la casa prendió en llamas.

Al parecer, un brasero prendió fuego a una manta y el niño, al ver las llamas, salió corriendo y abandonó la vivienda.

Los hechos se produjeron en la calle Josep Estela de La Vileta, concretamente, en un quinto piso.

Los bomberos de Palma, Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía y varias ambulancias del 061 se dirigieron al lugar del suceso y atendieron a las víctimas y sofocaron las llamas.

La Policía tuvo que desalojar el inmueble y los bomberos también consiguieron rescatar con vida al gato y dos perros que vivían en la casa incendiada.

Como consecuencia del fuego, la vivienda ha quedado totalmente calcinada.

El incendio se produjo a última hora de hoy viernes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.