Los trabajadores de la Delegación del Gobierno en Illes Balears, con la delegada Teresa Palmer al frente, han guardado este mediodía un emotivo minuto de silencio en memoria de las víctimas del 11-M al cumplirse hoy una década del atentando de Madrid.
Esta Delegación se ha sumado así al resto de iniciativas que en toda España han recordado a las 191 personas que perdieron la vida y a los miles de heridos que dejó el atentado de 2004, mostrando la solidaridad con los familiares de las víctimas y el deseo de que este país nunca vuelva a sufrir una masacre como aquella.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.