Iba tan borracho (cuatro veces la tasa permitida) que no se dio cuenta que llevaba el eje delantero reventado y el coche echaba humo.

Un conductor fue interceptado por la Guardia Civil de Tráfico en la rotonda de Son Rapinya por circular poniendo en peligro a los demás conductores y poner en riesgo su vida.

El hombre, que iba muy borracho, circuló por media Palma con el eje delantero de una rueda roto y una rueda pinchada. La Guardia Civil no sabe como pudo circular así, pero al preguntarle el conductor no se acordaba de nada. Dijo que había estado por la Faixina y que se iba a su casa que está en un pueblo próximo a Palma. 

En el maletero había muchas botellas de alcohol y muchas de ellas estaban rotas. El olor era insoportable. 

Una grúa se llevó el coche y el hombre tuvo que pedir un taxi. El lunes está previsto que le hagan un juicio rápido en los juzgados de vía de Alemania. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.