Todo quedó en un gran susto, pero afortunadamente no hubo que lamentar víctimas personales.

Sobre las 12,10 horas los equipos de emergencia fueron alertados de que en el número 69 de la calle Pascual Ribot de Palma se había registrado un derrumbe.

Cuando llegaron los agentes de la Policía Local y los bomberos de Palma se percataron que se trataba de un falso techo que se había venido abajo.

Aproximadamente, unos 100 metros cuadrados se habían desplomado con dos personas en el interior del comercio. Afortunadamente, las dos personas que estaban dentro, al escuchar un ruido consiguieron refugiarse en una esquina y salvar la vida.

Parece que el falso techo de escayola había sido forrado de madera y con el peso se vino todo abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.