El pasado 19 de febrero, sobre las seis de la tarde, se produjo un robo violento en un domicilio de Manacor. La víctima, una mujer de 43 años, oyó cómo alguien llamaba a la puerta de su domicilio. Al entreabrir la puerta, encontró a una chica de unos 16 años que le formuló una pregunta banal. Esto resultó ser un ardid para facilitar la irrupción violenta en el inmueble de los dos compinches de la chica, quienes, aprovechando que la víctima había abierto la puerta, entraron por la fuerza y encapuchados en la vivienda, reduciendo inmediatamente a su moradora, a quien inmovilizaron con bridas en pies y manos, amordazándola y poniéndole un cuchillo en la garganta.

La chica se quedó a cargo de la víctima mientras los dos encapuchados registraban la vivienda, apoderándose de diversos efectos. En varias ocasiones interrogaron a la víctima por “el rosario y la plata del sacerdote”, lo que lleva a pensar que debían de disponer de alguna información errónea, puesto que en la referida casa no habita sacerdote alguno.

Tras veinte angustiosos minutos en los que la víctima no dejó de recibir amenazas de muerte, los tres delincuentes abandonaron la vivienda, dejando maniatada a la mujer. Un minuto después, el hijo de ésta, de ocho años de edad, entró en el domicilio y ayudó a su madre a deshacerse de las ataduras.

La gravedad y violencia de los hechos generó una inmediata alarma entre la población y los medios de comunicación. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Manacor se han volcado en las investigaciones, logrando una rápida resolución de los hechos.

Tras diversas gestiones practicadas en las que se ha contado con colaboraciónn de la Policía Local de Manacor, se ha logrado el esclarecimiento del delito y la detención de dos de los tres autores del robo violento, siendo éstos un chico y una chica de 17 y 16 años respectivamente de origen sudamericano.

Según se desprende de las investigaciones, el menor detenido ya había intentado robar la vivienda unas semanas atrás, no logrando su objetivo al ser sorprendido por los moradores mientras trataba de forzar una persiana. El CNP lo detuvo por tentativa de robo con fuerza y lo puso a disposición de la Fiscalía de Menores.

Hace unos días, se detectó al menor vigilando nuevamente la vivienda, sin duda seducido por la falsa creencia de que en su interior hallaría un gran botín. Antes de decidirse a un nuevo asalto de la casa, perpetró un tirón contra una anciana de 83 años quien, fruto de la violencia empleada por el chico, sufrió una fractura de nariz, otra de pómulo y diversos cortes y contusiones, habiendo de ser ingresada en el hospital. El Cuerpo Nacional de Policía detuvo nuevamente al menor, poniéndolo otra vez a disposición de la Fiscalía de Menores. Una vez el menor quedó en libertad con cargos, decidió el asalto definitivo a la vivienda vigilada, acción que acometió ayer en compañía de su hermana, a la que utilizó como cebo para que la víctima les franqueara la puerta, y de otra tercera persona todavía pendiente de detención.

Por parte de agentes de la Comisaría del CNP en Manacor, se continúan las diligencias tendentes al total esclarecimiento de los hechos y a la detención del tercer implicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.