Lo encerraron en una habitación y le pegaron con la correa del perro hasta que consiguió escapar. No se trata de un hecho esporádico, al parecer, es algo bastante habitual.

La Policía Nacional procedió el sábado a la detención de un matrimonio acusado de pegar brutalmente a su hijo de 13 años con una correa de perro.

Las alarmas saltaron cuando desde la Comandancia de la Guardia Civil de Palma se llamó a sus compañeros de la Policía Nacional para denunciar unos presuntos malos tratos en el ámbito familiar de unos padres con su hijo.

Al parecer, un menor de 13 años se personó en dependencias del Instituto Armado tras deambular todo el día por las calles de Palma por miedo a regresar a su casa y encontrarse con sus padres.

El chico relató a los investigadores que acababa de regresar de un viaje de estudios y que se había olvidado algunas pertenencias en el hotel. Acto seguido y sin mediar palabra, la madre cogió una correa de perro, lo encerró en una habitación y le comenzó a golpear hasta que consiguió escapar y pedir ayuda.

Por lo que parece, no es la primera vez que se producen estos episodios violentos contra el menor.

Al ser requeridos los padres, según información próxima al caso, el matrimonio de ecuatorianos se mostraron muy dispersos y confusos con sus respuestas ante los investigadores.

El chico presentaba hematomas por todo el cuerpo compatibles con la declaración que realizó.

El menor quedó bajo la tutela de un familiar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.