Las compañías de seguros han decidido poner punto y final a los fraudes que muchos conductores realizan constantemente para cobrar grandes indemnizaciones por falsos accidentes o lesiones ficticias. 

En los últimos días, varios policías locales de Palma y médicos del SAMU-061 han tenido que acudir a declarar a los juzgados por un curioso caso que se registró hace algunos meses en Palma.

Al parecer, una familia de etnia gitana, supuestamente, simuló un accidente en la rotonda de Son Dureta. Al ver que no venía la Policía Local, se subieron todos al coche de nuevo y simularon otro siniestro en la rotonda más próxima a la base general Asensio. Cuando llegó la Unidad de Atestados de la Policía Local de Palma se percató que no había nadie y un testigo presencial les contó lo sucedido. 

Las supuestas víctimas habían sufrido dos accidentes en menos de cinco minutos en dos rotondas separadas por escasos 300 metros una de la otra. 

Los agentes sospecharon de lo ocurrido y lo comunicaron a la compañía de seguros que inició las correspondientes acciones legales. 

En los últimos días, varias compañías de seguros han contratado detectives privados para detectar fraudes. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.