“Castro amigo, el pueblo está contigo”. “La infanta se ha enamorado y la rampa bajado”. “Estamos de la monoraquía y de los Borbones hasta los mismísimos c…”. Estas son algunas de las pancartas y gritos que han recibido a la infanta doña Cristina a su llegada a los juzgados de vía Alemania.

Ante un modélico dispositivo de seguridad (más de 200 agentes) la hija menor del Rey de España llegaba a los juzgados en un coche camuflado del Cuerpo Nacional de Policía minutos antes de las diez de la mañana. 

El vehículo, tal y como se esperaba, bajó la rampa y la infanta tan sólo tuvo que dar once pasos para acceder a las dependencias judiciales.

Doña Cristina, una vez dentro, a respuestas del juez Castro se mostró muy evasiva y se limitaba a decir que confiaba plénamente en su marido.

Más de 400 periodistas acreditados de todos los puntos del mundo y 90 medios se dieron cita en los juzgados que han sido ‘tomados’ literalmente por la Policía Nacional.

A los antimonarquicos también se les sumaron otras manifestaciones. La de los trabajadores de la Coca-Cola, los ecologistas, personas en contra de la estación petrolífera de Eivissa etc…

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.