A la una y media de la madrugada de hoy sábado, los equipos de emergencia acudían de urgencia a la plaza Fleming de Palma. Al parecer, varias llamadas habían alertado de que en la citada plaza había un hombre muerto.

A la llegada del radio partrulla, los agentes se percataron de que se trataba de un indigente de la zona que estaba temblando y con síntomas de hipotermia. Rápidamente, se alertó a una ambulancia y, en cuestión de minutos, el médico de PAC ya estaba atendiendo al herido.

Se trata de un mendigo muy conocido que en alguna ocasión pasada los equipos sanitarios han tenido que atender. Es un buen hombre que nunca da problemas, pero que quiere vivir en la calle. Los médicos le pidieron si quería acudir al hospital, pero éste avergonzado les dijo que prefería quedarse en la calle.

El indigente, estaba muy nervioso por todo lo que estaba pasando y trató de pasar lo más desapercibido posible. Todo el personal sanitario y policial se volcó con él y trataron de ayudarle lo mejor que pudieron.

Uno de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que participó en el operativo le preguntó: “¿Has cenado algo?”, a lo que el indigente le contestó que no.

El policía se dirigió a su vehículo policial, sacó medio paquete de galletas que su mujer le había dado para ir matando el hambre durante el turno de guardia y se lo entregó.

El mendigo, en un principio se mostró algo receloso, pero finalmente aceptó y se lo agradeció.

A veces, quien menos tiene se convierten en las personas más solidarias. Los vigilantes de la noche que, con el corazón entremecido de las calamidades con las que tienen que lidiar muestran su lado más solidario.

Se trata del lado más humano de la Ley. Los policías que además de jugarse la vida por nosotros las 24 horas al día, los 365 años del año, demuestran con pequeños detalles su gran calidad humana.

Un paquete de galletas es algo insignificante, pero para el hambriento, es toda una montaña. Enhorabuena, agente desconocido, enhorabuena.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.