La Consellería de Familia y Servicios Sociales, a través del Consorcio de Recursos Sociosanitarios y Asistenciales de las Islas Baleares cederá temporalmente a la Cruz Roja cuatro dependencias de la residencia de San Antonio para que esta entidad benéfica pueda almacenar alimentos que posteriormente se distribuirán entre las familias más necesitadas de Ibiza y Formentera.

Cabe recordar que, desde que se construyó y hasta ahora, este centro ha sido siempre cerrado por dificultades presupuestarias. No obstante, está previsto que abra sus puertas a finales de este año, tal y como anunciaron la consellera de Familia y Servicios Sociales, Sandra Fernández, y el presidente del Consell de Ibiza, Vicent Serra, el pasado mes de diciembre.

Con la puesta en funcionamiento del centro de San Antonio y la apertura completa de Can Cepillos, la isla dispondrá de 120 nuevas plazas residenciales para personas con problemas de dependencia, lo que representa un 71% más que las actuales.

El motivo de la necesidad de ceder el espacio es que el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) proporciona a la Cruz Roja Española de Ibiza y Formentera tres entregas de alimentos al año de aproximadamente 75 toneladas cada uno (aproximadamente 55 palets), que actualmente la entidad benéfica no puede guardar porque carece de un espacio adecuado.

Por otra parte, en estos momentos la residencia de San Antonio dispone de cuatro dependencias en los sótanos del edificio que no se utilizan en la espera de que el centro se ponga en funcionamiento. Ante estos hechos, se ha acordado ceder temporalmente los almacenes.

La superficie total de los espacios cedidos, que previsiblemente ocuparán hasta diciembre, es de 120,84 metros cuadrados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.