Las pruebas de ADN halladas en la finca de sa Porrassa que la Policía Científica de la Guardia Civil remitió a los laboratorios del Instituto Armado de Madrid han resultado negativas.

Sangre, restos de cabellos, ropa y otros objetos remitidos al laboratorio han confirmado que no eran de Malén ni de ninguno de sus familiares. Tal y como adelantaba en exclusiva el rotativo del Grupo Serra (Ultima Hora) la inspección en la finca semi abandonada de sa Porrassa fue exhaustiva y los investigadores pasaron horas recogiendo muestras. Malén, el pasado 2 de diciembre, se bajó del autobús cerca de esa propiedad y comenzó a caminar en dirección a Son Ferrer, donde debía reunirse con su novio. Unas cámaras grabaron su paso por ese tramo, pero después se le perdió la pista, hasta hoy. La última llamada que hizo desde su teléfono móvil también la ubicó allí, pero finalmente el aparato fue desconectado y ya no se activó más.

Ahora, los investigadores centran su hoja de ruta en otras hipótesis. Una de ellas es la entrada y registro de la vivienda y comercio del novio de Malén, un chico de 15 años de edad. En la jornada de ayer se practicaron los registros y la Guardia Civil se llevó numerosos objetos para analizar.

Finalmente, hoy sábado, en torno a las 13 horas, se celebrará una concentración convocada por el padre de Malén y sus amigos. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.